Lo mejor del 2011 – Parte 3

Lo mejor del 2011 – Parte 3

por - Críticas
14 Dic, 2011 05:16 | comentarios

Continúa el balance anual caótico de Micropsia de este 2011 que está por terminar. Y continúan estas introducciones no porque sean realmente necesarias, sino que por el diseño del blog, con su «bajadita» afuera y su texto central adentro, obliga a este formato «con intro». Y así, de paso, uno conserva algo del misterio y […]

Continúa el balance anual caótico de Micropsia de este 2011 que está por terminar. Y continúan estas introducciones no porque sean realmente necesarias, sino que por el diseño del blog, con su «bajadita» afuera y su texto central adentro, obliga a este formato «con intro». Y así, de paso, uno conserva algo del misterio y los hace abrir el «Leer más», no? Vamos a ir poniendo la cosa cada vez más cinéfila porque, me guste o no (en realidad, no), vi muchas películas que series de TV, más que libros y que shows de rock. Discos no sé, así que esos seguirán apareciendo, entre otras cosas que se me ocurran.

-8 MINUTOS ANTES DE MORIR, de Duncan Jones. Me había gustado mucho MOON y esta película es una expansión y un crecimiento para Jones (sí, el hijo de David Bowie). No porque sea mejor que la otra, pero demuestra que tiene temas que le interesan, un estilo definido y que puede crecer hacia producciones más grandes sin perder en el camino la inteligencia, la complejidad y la creatividad. Una de las pocas películas de «ficción dentro de la ficción» de «realidades paralelas» que no me pareciron sobreexplicadas ni obvias ni forzadas. Todo funciona como un relojito. Y hasta conmueve… (cine/estrenos)

-WOUNDED RHYMES, de Lykke Li. Como me pasó con el disco de St. Vincent, es otro álbum que logra mostrar una faceta algo más arriesgada e irreverente de una artista, sin por eso perder las «gracias» que la hicieron conocida en primera instancia. Tal vez tenga menos potenciales hits, pero tiene una sonoridad (oscura, penetrante, espesa) que se queda con vos después de escucharla un par de veces. (música/discos)


– KILLING JOE, de William Friedkin. Al principio pensás que va a ser un papelón, o una película tan mala que será «irónicamente» buena. Pero de a poco te va metiendo en ese tono bizarro que le debe tanto a David Lynch como al policial a lo Jim Thompson, siempre en un tono de comedia absurdo que deparará, sobre el final, una de las escenas más violentas y extrañas que he visto en mucho tiempo. Algunos la odiarán, otros la considerarán un clásico. Es una muy buena película, lo cual ya es bastante. (cine/festivales)

-BRITNEY SPEARS en el Estadio Unico de La Plata. Ok, shoot me now! Sé que el mundo entero odio ese show y hasta puedo entender las razones. Yo lo miré desde otra perspectivas: creo que en un espectáculo musical pop con todas las variables que tienen los de este tipo, el hecho de cuestionar el «playback» es bastante absurdo. Si la mujer no baila lo que algunos suponen que debería, no quita que el equipo de bailarines que se mueven por atrás logren darle vida y acción al escenario. No creo que haya sido una experiencia inovidable, pero para quien iba a ver un «train wreck» (un «choque de trenes», como dicen por ahí, «un papelón»), sentí que me llevé un show más que digno. Y que los que le perdonan cualquier cosa a ciertas «vacas sagradas» del rock por sus excesos, se le fueron encima a Britney por las mismas cosas que dejan pasar en otros. Sean coherentes, please (música/shows)

-LAS MARIMBAS DEL INFIERNO, de Julio Hernández Cordón. Una verdadera sorpresa -muy cómica, graciosa, sensible- es esta comedia sobre una improabable banda de thrash metal armada con un mítico rocker guatemalteco y un marimbista folclórico, que intentan triunfar con un combo que no parece interesarle a nadie. En un estilo similar a Jarmusch/Kaurismaki, pero con toques muy propios y personales (cine/estrenos)

-BREAKING BAD, de Vince Gilligan. Primero, la aclaración: estoy promediando la segunda temporada de la serie, me falta mucho camino por recorrer. Segundo, la expectativa: tanto me habían dicho que era «lo más de lo más», que era difícil que se sostuviera ante tanto hype. Pero me gusta. Me gusta él, sus contradicciones, cómo manejan la situación familiar/personal con la, digamos, policial/narco. Me gusta el caos, el choque que genera. Y, si confío en lo que me dicen, el futuro será mejor todavía. Eso espero. (televisión/drama)

-FAUSTO, de Aleksander Sokurov. Sigo creyendo que es una comedia absurda. Pese a que todos me hablan de su pesadez y morosidad, yo no logro verla así, especialmente en comparación a la Trilogía previa, tan ampulosa y grave. Esta tiene sus momentos así, claro, especialmente sobre el final, pero el manejo ágil y juguetón de la cámara, las idas y venidas (diálogos, situaciones) entre los personajes, me parecieron originalísimos, una forma diferente de plantarse ante un clásico. Obviamente, no esperan QUE PASO AYER III. Pero para Sokurov, es liviana… (cine/festivales)

-12 DESPERATES STRAIGHT LINES, de Telekinesis! Todo lo que pueda decir sobre este disco suena obvio y trillado: pop fresco, vital, un rockito propulsivo que seguramente no cambiará ningún concepto ni historia ni trama musical, pero que se lleva puesto en el iPod sin necesidad de ningún skip desesperado. No es mucho pedir, tal vez, pero no pasa todas las semanas (música/discos)

-JULIET, NAKED, de Nick Hornby. Hacía tiempo que no me divertía tanto con una novela de Hornby: las últimas no me habían gustado demasiado. Pero pese a las últimas decepciones, las seguí comprando por «las glorias pasadas» y porque es un tipo de lectura que me sienta bien en determinadas épocas del año. Es el tipo de autor «de vacaciones» para mí. Pero en esta historia acerca de la relación de un blogger fanático de un rockero olvidado, su mujer y el propio músico -más allá de un final un poco «cinematográfico», donde todo coincide algo forzosamente- me pareció que lograba capturar muy bien ese submundo del fanático de rock, de los músicos que tuvieron su momento de gloria y que hoy, como muchos otros, viven una vida normal, sin saber que en algún sitio del mundo decenas de obsesivos siguen discutiendo sus letras o lo que les sucedió en un baño, treinta años atrás. Muy divertida. (literatura/ficción)

-GLUE, de Alexis Dos Santos y RISA + HOY NO TUVE MIEDO, de Ivan Fund. Por qué estas tres (o cuatro) películas juntas? Muy sencillo. A su manera, Dos Santos y Fund exploran las subculturas adolescentes desde un lugar inusual, pensando más en las «sensaciones» que esa etapa de la vida genera y no tanto en los hechos. Transmiten más de lo que cuentan, te ponen en situación, en lugar, usan el sonido y la cámara para devolverte a la época. Las historias (o no historias) pueden interesarte más o menos. Es la forma (la luz, la cámara, el manejo de los espacios, los tiempos, las miradas) lo que las une. Aparte, Glue es demasiado vieja para incluirla sola. Y con las películas de ¿su heredero? Fund, hacen para mí un combo perfecto. (cine/estrenos)