«Crossfire Hurricane»: Las antiguas aventuras de los Rolling Stones

«Crossfire Hurricane»: Las antiguas aventuras de los Rolling Stones

por - Críticas
06 Dic, 2012 10:08 | Sin comentarios

Como parte de la celebración del 50 aniversario de The Rolling Stones -que tocan su tercer show de esta nueva gira en Brooklyn, el 8 de diciembre-, se estrenó en el festival de Londres y luego en la televisión de Gran Bretaña y los Estados Unidos (aquí llega via HBO el 21 de diciembre, ver […]

Como parte de la celebración del 50 aniversario de The Rolling Stones -que tocan su tercer show de esta nueva gira en Brooklyn, el 8 de diciembre-, se estrenó en el festival de Londres y luego en la televisión de Gran Bretaña y los Estados Unidos (aquí llega via HBO el 21 de diciembre, ver horarios completos abajo), CROSSFIRE HURRICANE, el documental de Brett Morgen (THE KID STAYS IN THE PICTURE, CHICAGO 10) que recoge las «desventuras» de los Stones desde su origen hasta principios de los ’80. Si bien es cierto que, después de aquella gira de 1981 de presentación del disco TATTOO YOU, la banda pasó a ser casi una institución aceptada por todos (y menos una banda que un grupo de músicos que se juntan de tanto en tanto), llama la atención que un filme sobre 50 años de historia decida mostrar solo 20.

Obviamente que esos 20 forman el corazón y núcleo musical de los Stones y lo que hace Morgen es compilar material de archivo que va de los muy visto a lo inédito, es una especie de collage tonal que más que ir narrando la conocida historia de la banda, intenta transmitir lo que pudo haber sido ser parte de los Stones, en especial, entre 1965 y 1977, los años centrales del relato. Si bien el filme sigue una cronología lógica y toca los puntos centrales de la vida pública de los Stones (sus primeras giras por EEUU, los arrestos por drogas de los ’60, la muerte de Brian Jones, Altamont, su vida en Francia, sus caóticas giras posteriores y el «cleaning act» que surgió tras el arresto de Keith Richards en Canadá), aquí no hay menciones a los discos ni casi a las grabaciones, y poco y nada se habla de música (o al menos, no de la manera que lo hace Keith en su autobiografía). Tampoco de la vida privada se habla mucho, para ser sincero.

Entonces, ¿cómo es que un documental sobre los Stones que evita todo eso es igualmente fascinante? Morgen entrevistó a los Stones ahora (a los cuatro actuales y a Mick Taylor y Bill Wyman) y son sus voces -nunca se los ve en esas entrevistas- las que van comentando y relatando la historia, apoyando verbalmente las imágenes, a veces de manera literal y otras no tanto. Lo que Morgen hace es un collage, un «mood piece», pone al espectador en «situación Stone», lo hace estar ahí a lo largo de esos años con imágenes de la vida pública pero también de gran intimidad, sacadas algunas de documentales conocidos (filmados por los hermanos Maysles, Jean Luc Godard, Robert Frank y Peter Whitehead, nada menos) y mezcladas entre sí de una manera particularmente creativa. Para los que no han visto COCKSUCKER BLUES, de Frank, hay varias y zarpadas escenas de esa oculta película…



Por momentos, Morgen apuesta a la edición caótica y veloz, casi en plan Richard Lester en A HARD DAY’S NIGHT, de The Beatles, transmitiendo la excitación del momento (especialmente en los ’60), pero luego se detiene para permitir al espectador ver canciones enteras de distintos shows (en la TV o en vivo) de la banda, en distintas épocas. El acento puesto en los núcleos más conocidos de los Stones puede ser un poco cansador para los fans de la banda, pero las imágenes que apoyan estos momentos -al menos para mí, que he visto varios documentales de los Stones- no han sido demasiado vistas.

El filme empieza prometiendo más de lo que finalmente cumple, con una serie de imágenes de gran intimidad (Jagger semidesnudo tomando cocaína de una cuchilla, importante caos de backstage con Richards rebotando contra el piso), hasta centrarse en una cronología más o menos tradicional. Los cambios de la banda no serán analizados musicalmente sino, más bien, dejando que las imágenes vayan mostrando las mutaciones físicas, químicas, de look, de salubridad, de agotamiento, de tamaño de shows, etc, etc, en un paseo que dura 20 intensos años.

Cuando el documental corta en 1981, uno podría entender que de ahí en adelante ya no hay nada demasiado excitante para contar, pero de cualquier manera el final es un poco abrupto. Así, por ejemplo, es que casi ni vemos a Ron Wood (aparece faltando 15 minutos para el final del filme). Morgen parece entender que para el mito de los Stones, lo posterior (la banda como marca, las vidas familiares o los problemas entre los miembros de la banda) no es tan interesante, pero de cualquier manera se siente su ausencia. No desde lo musical, claro, si bien algunos comentarios de la voz en off de Richards hablan del tema…

Para los que no conocen a los Stones, o sólo los conocen un poco, CROSSFIRE HURRICANE -título sacado de la letra de JUMPIN’ JACK FLASH– servirá como introducción a ese feeling que alguna vez transmitieron los Stones. Para lo demás -la música, los shows en vivo, las historias en profundidad- están los discos, los videos de conciertos y los libros. La película será un aporte más a la biografía infinita, interminable, de los Rolling Stones.

HBO Este – Viernes 21/12 – 22.05
HBO Oeste – Sábado 22/12 – 1.05
HBO HD – Miércoles 26/12 – 22.00

Más repeticiones el 31/12 y durante todo enero.