El niño de una pareja a punto de divorciarse desaparece, lo que dispara la trama de este nuevo filme del director de “Leviathan”, quien aprovecha la búsqueda del chico para hacer una pintura un tanto cruel y desalmada de la cultura y la sociedad rusa actual.