La mejor película de la competencia hasta el momento, lo nuevo del realizador canadiense juega entre el drama y el film de fantasmas para crear un retrato único de cómo los habitantes de un pequeño pueblo lidian con la muerte.