El prolífico realizador de “Erin Brockovich” sigue mostrando su talento en distintos formatos. En este caso, en un film de Netflix realizado en dos semanas con un iPhone y centrado en la trastienda de la NBA. Un muy buen drama sobre el poder y dinero en el mundo del deporte.