Bienvenido estreno –en pocas salas, pero estreno al fin– de una de las mejores películas brasileñas de los últimos años, un retrato de la vida de un trabajador “golondrina” a lo largo de varias décadas.