La película del ralizador griego se centra en un triángulo romántico y de poder entre tres mujeres –una de ellas, la Reina Anne de Inglaterra– a principios del siglo XVIII. Una “película de época” diferente: ácida, divertida y brutal. Crítica publicada originalmente en La Agenda.