La nueva película del director británico de “The Duke of Burgundy” es otra maravilla de suspenso, terror y humor que bebe del cine de terror clase B de los ’70 para crear una disparatada historia acerca de un peligroso vestido rojo que pone en peligro las vidas de las mujeres que lo compran.