En la ¿última? película de esta “fase” de la saga de superhéroes de Marvel, los Avengers clásicos tienen su larga y por momentos emotiva despedida tras más de una década de aventuras intergalácticas. El film funciona mejor cuando apuesta por la relación entre los personajes y la emoción que en las usuales e interminables escenas de batallas.