Esta remake de la película del israelí Nadav Lapid, si bien no está a la altura de la original, le aporta una interesante sensibilidad femenina a esta historia de una frustrada “maestra de kínder” que se obsesiona con un niño que es un muy precoz y brillante poeta. El talento de Maggie Gyllenhaal en el rol protagónico es otro punto a favor de este filme que pasó por varios festivales y está disponible en la versión estadounidense de Netflix.