En su nuevo documental, el realizador ucraniano toma los gigantescos y masivos eventos realizados tras la muerte de Josef Stalin para observar de manera sutilmente crítica la situación política de la Unión Soviética en ese momento.