Estas dos notables películas llegan a San Sebastián tras un exitoso recorrido festivalero. El filme dominicano es un muy particular retrato social, político y religioso de ese país mezclando cine experimental, musical, thriller y comedia. El documental argentino se centra de manera más rigurosa –pero por momentos igualmente graciosa– en las rutinas del Ejército Argentina a partir de la experiencia de un joven soldado.