A partir de la aparición de una versión extendida y presentada como serie de 213 minutos, un repaso de este oscuro y teatral western que saca a la luz el costado más sádico y problemático del cine del director de “Kill Bill”.