La ganadora del premio a la mejor película de la sección Orizzonti –la segunda en importancia del Festival de Venecia– transcurre en un futuro cercano en el que Ucrania debe reconstruirse después de una guerra con Rusia que la dejó humana y ecológicamente devastada.