Una triste y dolorosa historia de amor en medio de la enfermedad terminal de una de las protagonistas es la que cuenta la nueva película del realizador chileno que llega a Mar del Plata tras participar de la competencia del Festival de San Sebastián.