La nueva película del actor y director francés, premiada en la competencia internacional del BAFICI, es un clásico triángulo amoroso a la francesa y un claro homenaje a las películas de la “nouvelle vague” en un tono que apuesta más por lo cómico que por lo dramático.