Algunos destellos del talento del director de “Scarface” no alcanzan a convertir a este thriller sobre ataques terroristas en Europa en una gran película. Un par de escenas de suspenso, de todos modos, logran estar a la altura de las expectativas que despierta cada nueva obra suya.