El documental del realizador, fallecido el 1 de agosto, es una pieza fundamental de la historia del cine en lo que respecta al registro de conciertos en vivo, además de capturar a la perfección una época irrepetible de la (contra) cultura norteamericana: el “Verano del Amor” de 1967. Con The Who, Jimi Hendrix, Janis Joplin, Otis Redding y otros.