La nueva película del realizador catalán, filmada en la Polinesia francesa, se centra en un funcionario que trata de evitar lo que cree que será un experimento nuclear en la zona. Con Benoiit Magimel y Pahoa Mahagafanau.