Tim Roth encarna a un desafectado millonario británico que decide quedarse a vivir en un hotel en Acapulco y abandonar su vida previa en este misterioso y finalmente truculento film del realizador mexicano.