La película del director de “Nocturama” se toma de manera seria, política y poética la cultura zombie en un film que combina una historia del pasado de Haití con otra del presente francés con la que se conecta de diversas maneras.