El cine independiente norteamericano 2010: una recorrida

El cine independiente norteamericano 2010: una recorrida

por - Críticas
01 Dic, 2010 04:24 | comentarios

Los dos premios Gotham y las siete nominaciones a los premios Spirit Awards obtenidos por “Winter’s Bone” la ponen no sólo a la cabeza de las películas independientes de 2010, sino que le abren posibilidades de pelear por algunos Oscars: mejor película, director (Debra Granik) y actriz (Jennifer Lawrence). Como escribía en el análisis del […]

Los dos premios Gotham y las siete nominaciones a los premios Spirit Awards obtenidos por “Winter’s Bone” la ponen no sólo a la cabeza de las películas independientes de 2010, sino que le abren posibilidades de pelear por algunos Oscars: mejor película, director (Debra Granik) y actriz (Jennifer Lawrence).

Como escribía en el análisis del Top Ten de Sight & Sound se trata de una película intensa, oscura y violenta, acerca de las relaciones familiares en un pueblo de clase baja del sur de los Estados Unidos. Un grupo de peligrosos “rednecks” le dan un toque de brutal realismo a algo que, genéricamente, podría ser considerado como “gótico sureño”.

Algunas distribuidoras argentinas están interesadas en el filme. Es la clase de película que necesitará premios y nominaciones para lograr cierto éxito ya que no tiene estrellas y su tema es por lo menos oscuro. Uno podría compararla con “Frozen River”, de hace unos años, o “Monster”, con Charlize Theron, para tener alguna referencia del tipo de película que es.

En mi opinión, es una muy buena película pero tal vez los premios y nominaciones sean algo excesivos. Hubo mejores películas independientes en el año.

De las otras cinco películas nominadas a mejor filme en los Spirit Awards (ver lista completa aquí), pude ver cuatro. Muchos ya vieron “Greenberg”, una bastante oscura comedia dramática de Noah Baumbach donde Ben Stiller lleva su personaje paranoico usual a extremos ya incómodos y con el lucimiento de la siempre excelente Greta Gerwig.

De “Black Swan” hablaré cuando más se estrene, pero será un shock: un filme sobre ballet con la intensidad de un relato sobre boxeadores, lo cual no es una sorpresa viniendo del director de “El luchador”, con Mickey Rourke, Darren Aronofsky. Acaso una película muy grande para estar en los “Spirits”, pero la de Rourke estuvo también (yo estuve en esa ceremonia… inolvidable) y ganó y dio un discurso que terminó con la gente parada ovacionándolo.

Y ya todos habrán visto “Mi familia”: si no la vieron, háganlo. Tal vez no se trate de una gran película (demasiado convencional en muchos sentidos), pero es emotiva, vibrante y políticamente importante en este momento.

Otras multinominadas que podrán figurar en los premios Oscar y que llegarán al país en los próximos meses son “127 horas”, de Danny Boyle (con James Franco, casi en un unipersonal); “Rabbit Hole”, de John Cameron Mitchell (Nicole Kidman, Aaron Eckhart). No vi ninguna de las dos. De las que sí puedo opinar es de otras dos muy interesantes películas realmente independientes que tienen nominaciones: “Daddy Longless”, de los hermanos Safdie (que pasó por el Bafici, muy recomendable) y “The Exploding Girl”, de Bradley Rust Gray (otra joyita). “Tiny Furniture”, de Lena Dunham, que pasó por el Festival de Mar del Plata, aseguran, es más que recomendable.

La simpática pero discreta “Please Give”, de Nicole Holofcener (con Oliver Platt, Catherine Keener, Rebecca Hall y Amanda Peet, todos juntos recibirán un premio ya asignado a mejor elenco) tiene alguna nominación, lo mismo que la compleja, interesante por momentos y en otros bastante fallida “Life During Wartime”, de Todd Solondz.

Poco reconocimiento recibió un filme que para mí está entre los mejores de esta lista: “Blue Valentine”, de Derek Cianfrance, la dura historia de amor protagonizada por Michelle Williams y Ryan Gosling, que se ha hecho célebre por recibir la calificación de NC-17, algo similar a nuestro “prohibida para 18”. Es una película cruda, intensa, valiosísima y muy bien actuada, que fue una de las pocas cosas que nominaron en los Spirits. Y apenas una mínima mención tuvo “Meek’s Cutoff”, notable antiwestern de Kelly Reichardt que seguramente veremos en BAFICI.

No hay que olvidarse de “Cyrus”, por momentos brillante comedia de los hermanos de los hermanos Duplass (“Baghead”) en la que se lucen Jonah Hill, John C. Reilly y la siempre impresionante Marisa Tomei. Una comedia ácida y bastante negra sobre un hijo veinteañero que vive con su madre y se interpone en la relación que ella empieza a tener con un hombre.

Algunas nominaciones para la mediocre “Mother & Child”, de Rodrigo Garcia (actorales, básicamente), una sorpresiva nominación para “Uncle Boonmee”, de Apichatpong Weerasethakul en película extranjera (la de la francesa “Dioses y hombres”, que abrió anoche la Semana de cine Europeo, no sorprende tanto), algunos llamativos olvidos en la categoría documental (no entró “The Oath”, ganadora de los Gotham, pero sí la de Banksy, “Exit Through the Gift Shop” y la asombrosa “Sweetgrass”) y una pequeña nominación como “Someone to Watch” a Mike Ott por la no del todo lograda “Littlerock” (vista en Mar del Plata y que también ganó un premio Gotham) completan el panorama de cine independiente 2010 en los Estados Unidos.

Algunas se vieron, otras se verán en cine, otras pasarán a DVD, seguramente la mayoría estarán en I.Sat el año que viene. Es un “paquete”, a primera vista, bastante interesante de títulos. Algunos, pocos, especialmente los actores, se colarán en la zona de los Oscars.