Lo mejor del 2011 – Parte 7

Lo mejor del 2011 – Parte 7

por - Críticas
22 Dic, 2011 10:14 | 1 comentario

La lista va acercándose a su fin y todavía tengo la sensación de que me faltan muchas más cosas de las que pueden entrar en estos cuatro posts que quedan. Veremos… Tampoco es grave. Uno siempre mide las listas locales en relación con las internacionales y se da cuenta que, por cuestiones de calendarios de […]

La lista va acercándose a su fin y todavía tengo la sensación de que me faltan muchas más cosas de las que pueden entrar en estos cuatro posts que quedan. Veremos… Tampoco es grave. Uno siempre mide las listas locales en relación con las internacionales y se da cuenta que, por cuestiones de calendarios de estrenos, muchas veces las mejores películas de un año en un país (digamos, si está entre las candidatas al Oscar, por ejemplo) recién lo son en otros al año siguiente. Y que esos doce meses que pasan entre balance y balance nos modifican mucho las cosas. Seguramente si alguna «buena» película que compitió por el Oscar el febrero pasado se hubiera estrenado aquí en diciembre de 2010 habría estado en las listas del año pasado. Esa misma película, estrenada en febrero, hoy muchos la olvidamos, o quedó relegada en nuestra memoria a puestos menores. Así que lo que falta hoy tal vez estuvo ayer o podrá estar mañana. ¿Quién sabe?

-EL EXTRAÑO CASO DE ANGELICA, de Manoel de Oliveira. Todo el mundo dice -es casi un lugar común- que el portugués se vuelve más joven con los años. Yo no lo había sentido tan así, y más allá de que me gustan muchas de sus películas de los últimos 15 años, a la vez también me suelen resultar no particularmente… juveniles. Pero estas últimas sí las siento más, sino leves, livianas, con una respiración y una fluidez menos académica y más original, enrarecida. Especialmente esta película fantástica, mezcla de Buñuel, David Lynch y, no sé, realismo poético lusitano… (cine/estrenos)

-THE PEOPLE’S KEY, de Bright Eyes. Dicen que con este disco Conor Oberst despide a su grupo Bright Eyes. Y esa despedida no pudo ser mejor: metiendo todas las armas que hicieron de Bright Eyes el mito indie que es hoy, pero sacándolo un poco del aura folkie y llevándolo hacia zonas más pop. ¿Rock? No sé. Siguen siendo de las buenas canciones de Oberst, esta vez con sintetizadores y algunos toques electrónicos. Recomendable. (música/discos)



-LA AUTOBIOGRAFIA DE NICOLAJ CEAUCESCU, de Andrei Ujica. Desde que vi esta película no logro sacármela de la cabeza. Cada tanto pienso si todas las historias oficiales (la nuestra incluida) no se pueden volver parodias involuntarias de sí mismas con el correr de los años. Hacer un documental mostrando lo terrible de un régimen con el material que ese propio régimen filmó para mostrar sus bondades puede no ser lo más original del mundo, pero sin dudas es potente, fuerte y muy actual. (cine/estrenos)

-ANNA CALVI, de Anna Calvi. Punk rock, goth rock, neo… algo. Anna Calvi podrá ser en unos años, si las cosas le salen bien, la sucesora de Polly Jean Harvey. Y si las cosas le salen mal, la de Florence & the Machines. Si imita a la primera, será glorificada. Si imita a la segunda, llenará estadios y se llenará de dinero. Esperemos a ver que pasa. Por ahora, promete y cumple a la vez. No es poco. (música/discos)

-ABRIR PUERTAS Y VENTANAS, de Milagros Mumenthaler. Nuevo cine argentino en su máxima expresión (es decir, mínima, o más bien minimalista), el debut de Mumenthaler en el largo tiene el plus de ir invitándonos a entrar en esta historia de tres hermanas como espías, de a poco, y mediante pequeñas revelaciones, ser parte de su historia. ¿Alguien dijo Chejov? Tal vez, si. Tal vez, no. (cine/festivales)

-POESIA PARA EL ALMA, de Lee Chang-dong. Descubrir que aprender a escribir poesía es una forma de aprender a mirar el mundo tal vez no sea ninguna novedad, pero en manos del realizador de PEPPERMINT CANDY la historia de una abuelita en problemas (de salud, familiares) cuya vida cambia -o su forma de mirar las cosas cambian- al anotarse en un curso de poesía, el asunto resulta revelador. Y seguramente un aliciente a los que dan cursos literarios. Bah, al menos en Corea… (cine/estrenos)

-SKYING, de The Horrors. Con elementos del post punk de los ’80, pero combinados de formas arriesgadas (The Cure? Eso es de Simple Minds o Echo & the Bunnymen?), The Horrors saca un álbum que logra superar la obvia categorización retro, a fuerza de actualizar ciertos sonidos que podrían bien haber salido de un disco «new romantic» de principios de los ’80. De alguna manera, no se agotan en la cita. La atraviesan. (música/discos)

-HIMIZU, de Sono Sion. Salvaje como sólo pueden ser salvajes ciertos cineastas japoneses. Y más salvajes todavía, como sólo puede serlo Sono Sion y unos pocos más. Podrán describirla de muchas maneras (historia familiar, el terremoto, lo que sea), pero para mí es una larga pelea de patadas y gritos que dura más de dos horas y que, de alguna manera (el caos alrededor de los personajes así lo permiten) se transforma en arrolladora y catártica. Gran película (cine/festivales)

-MORIR COMO UN HOMBRE, de Joao Pedro Rodrigues. Seguramente, si la vuelvo a ver, la ubico en un Top 10. Pero pasó demasiado tiempo desde que la vi (¿BAFICI 2010 o antes?) y se va quedando «in the back of my mind». Sin embargo, su poder oscuro, penetrante, cautivador, misterioso, «pitch dark» y romántico a la vez siguen estando presentes. Valiosísima película. (cine/estrenos)

-MIRROR TRAFFIC, de Stpehn Malkmus & the Jicks. Un muy buen disco de Pavement, no me pidan muchas más explicaciones que es tarde (música/discos)