Series de TV: la hora de las comedias

Series de TV: la hora de las comedias

por - Críticas
13 Ene, 2015 10:33 | comentarios

Después de ver una larga cantidad de dramas y policiales (o dramas/policiales) a lo lardo del año pasado, me prometí empezar este viendo más comedias. Salvo GIRLS y LOUIE –y, en cierto modo, ORANGE IS THE NEW BLACK, TRANSPARENT o THE NEWSROOM–, casi no había visto comedias en 2014, aunque lo cierto es que casi […]

Silicon-ValleyDespués de ver una larga cantidad de dramas y policiales (o dramas/policiales) a lo lardo del año pasado, me prometí empezar este viendo más comedias. Salvo GIRLS y LOUIE –y, en cierto modo, ORANGE IS THE NEW BLACK, TRANSPARENT o THE NEWSROOM–, casi no había visto comedias en 2014, aunque lo cierto es que casi ninguna de las mencionadas aquí pueden calificarse estrictamente como comedias. Lo que quería era ver más comedias/comedias, pero al igual que con los dramas/policiales, lo que me interesaba era seguir la evolución del género en la TV por cable, lejos de las tradicionales sitcoms de tres cámaras (a la manera de TWO AND A HALF MEN o THE BIG BANG THEORY) que son –o eran– el núcleo funcional de las comedias televisivas estadounidenses desde el «principio de los tiempos».

Así que tras algunas recomendaciones y búsquedas me animé con cuatro comedias nuevas, todas de 2014 y con solo una temporada encima. En términos generales, debo admitir que la experiencia fue muy satisfactoria, que hay un nivel de originalidad y creatividad en la «comedia de cable» que se está empezando a perder en los dramas/policiales, los que empiezan a sentirse cada vez más apegados a una serie de fórmulas y al borde de una crisis creativa severa, que es lo que le suele pasar a Hollywood (también pasa en la escena musical) cuando algo se pone de moda, todos salen a hacer lo mismo, agotan los recursos creativos disponibles y se entra en una horrenda meseta de la que solo se sale con un cambio de paradigma.

mozart-in-the-jungleDespués, claro, hay mejores y peores comedias, más o menos logradas, con ingredientes más originales y/o revulsivos o bien apelando a ciertos lugares comunes del género. Tengo la impresión, de todos modos, que la comedia es un género en el que el placer del espectador deriva mucho más de la conexión específica con el tipo de universo que trata –o el tipo de humor– que por los logros de la comedia en sí. Doy un ejemplo: no sé si YOU’RE THE WORST es mejor que BROAD CITY, pero sé que me motiva más verla, me interesan más las experiencias de esos personajes porque tal vez me siento más identificado con ellos.


Un último párrafo antes de pasar a las reseñas: al igual que los policiales, estas comedias que avanzan con un storyline por temporada (salvo una, las que vi no se resuelven, como era el caso de SEINFELD o la mayoría de la producción cómica y también dramática de la TV por aire, en un sólo episodio ni son intercambiables ni se pueden mirar en cualquier orden) poseen unos ciertos problemas narrativos promediando el año en cuestión, como si para llegar de «punto A» a «punto B» hiciera falta tomar desvíos narrativos que no solo no conducen a ningún lado sino que no son divertidos ni orgánicos a la propia serie. Pero sucede menos, claro –o importa menos– porque si el episodio en cuestión es gracioso, es secundaria su poca importancia narrativa.

Las reseñas están rankeadas de menor a mayor. Ninguna me pareció mala, aclaro, solo las organizo del cuarto lugar al primero para darle un cierto orden de importancia. Aquí van. Sus comentarios, reseñas, críticas y recomendaciones son más que bienvenidos en los comments.

 

broad-city-season-1-dvd-cover-90BROAD CITY (Comedy Central) Entre el realismo y el absurdo, entre el stand-up y el surrealismo, esta comedia sobre dos amigas de veintipico que viven en Nueva York es como la versión trash de GIRLS, con muy poco de su costado cool y mucho de su lado más agresivo, zarpado o bestial. Abbi Jacobson e Ilana Glazer son las dos protagonistas y creadoras de la serie, que surgió a partir de videos que subieron a internet y luego su propuesta fue aceptada por el canal. Los episodios aquí son más o menos intercambiables y la serie está dedicada a contar las desventuras de estas dos slackers cuyas diferencias residen es que una (Ilana) es un tanto más brutalmente honesta que la otra acerca de lo poco que le importa casi todo (salvo comer, beber, tener sexo casual o conseguir plata para comprar drogas o ir a shows de hip-hop). Abbi, en tanto, es un poco más timorata (trabaja limpiando en un gimnasio), pero cuando está con su amiga termina por soltarse del todo. BROAD CITY es más que nada una historia sobre la amistad de ambas, sus códigos y hábitos, y sobre las absurdas y delirantes situaciones cotidianas en las que se suelen ver envueltas. Por momentos las situaciones o los personajes (especialmente Ilana) pueden llegar a ser en exceso irritantes o llegar a un nivel de absurdo que pasa más por el caos en sí que por otra cosa, pero más allá de esos momentos fallidos lo que sostiene a la comedia es el grado de franqueza con el que se cuenta la vida cotidiana de dos chicas en Nueva York sin ningún intento de idealización.

——————————————————————————————————————————————

youre-the-worst-600x337YOU’RE THE WORST (FX) Uno podría definir a esta serie como una comedia romántica sobre gente que odiaría verse en una comedia romántica y estaría en lo correcto. «Sos el peor» (o «la peor») es como cada uno de los integrantes de esta «no-pareja» se definen a sí mismos cuando se conocen. Ella es una publicista de un sello discográfico y él un escritor inglés que vive en Los Angeles y escribió una novela que no vendió nada. Ella es despistada y caótica, poco afecta a cualquier demostración de ternura. El es fastidioso e irritable, de esos tipos que odian todo y a todos. Son, a su manera, el uno para el otro. Se conocen en un casamiento, tienen sexo esa misma noche y, de a poco, esas dos personas que no sueñan ni quieren y más bien odian la idea de estar «en pareja» empiezan a estarlo. La serie irá husmeando en las idas y vueltas de esa relación (y la de los amigos de ambos) con un humor ácido que no llega a ser corrosivo/agresivo pero que siempre se mantiene al borde de lo violento. Lo interesante de la propuesta es que ninguno de los dos son personajes demasiado queribles –ni mucho menos tiernos, digamos, especialmente él–, pero la serie logra que nos interesemos en sus cotidianas desventuras que los llevan a volverse una pareja aún pretendiendo no quererlo.

——————————————————————————————————————————————

mozart-in-the-jungle-castMOZART IN THE JUNGLE (Amazon) Admito que vi la serie con muchos pruritos pero me terminó ganando rápidamente. Me daba la impresión que este proyecto armado por la dupla de primos Roman Coppola/Jason Schwartzman (sí, son primos) no iba a ser otra cosa que un entretenimiento privado (eso que muchos llaman «snobeada») que tendría poco interés fuera de un círculo de fans acérrimo. Pero me equivoqué rotundamente. Se trata de una serie muy divertida centrada en un grupo de personajes ligados a la Sinfónica de Nueva York, con una intérprete de oboe (Lola Kirke, la hermana de Jemina Kirke, de GIRLS) como la protagonista principal pero con el eje puesto en su relación con el nuevo director de la orquesta, un joven latino, irreverente, algo bizarro pero muy talentoso que interpreta con notable timing cómico Gael García Bernal y al que solo se conoce por su nombre de pila: Rodrigo. Los episodios se centrarán en las distintas complicaciones que se generan con la llegada del popular pero errático Rodrigo a esta institución en donde conviven personajes excéntricos y en su mayoría queribles. Safron Burrows, Malcolm McDowell y Bernadette Peters completan el elenco principal de esta serie cuya mayor sorpresa –esta basada en una novela sobre las experiencias reales de un músico– está en mostrar lo fascinante e inesperadamente divertida que pueden ser las vidas de un grupo de músicos clásicos que, en ciertas situaciones, parecen comportarse como una banda de rock. Pero el gran arma es Gael, que funciona como un elemento de sorpresa constante (su personaje, Rodrigo, toma mate y enseña a prepararlo, anda en bicicleta por la ciudad y le importan poco y nada las supuestas formalidades de su puesto) y le da a la serie un gancho que de otro modo tal vez no tendría.

——————————————————————————————————————————————

siliconSILICON VALLEY (HBO) La mejor y más divertida de las nuevas series, en mi opinión, lleva la firma de Mike Judge (BEAVIS AND BUTT-HEAD, OFFICE SPACE, IDIOCRACY) y se centra en un grupo de nerds que viven en el lugar que da título a la serie tratando de triunfar con algún proyecto informático. El que se topa con el «premio gordo» es uno de ellos, Richard (Thomas Middleditch) que inventa un software de compresión de archivos que supera por mucho a los existentes hasta ahora. La serie intentará describir las desventuras de Richard y sus amigos cuando toman la decisión de, en lugar de vender el invento a una compañía tipo Google por diez millones de dólares, deciden tomar una menor cantidad de dinero de parte de otra empresa rival (por un porcentaje de la compañía) y desarrollar ellos el software, con todas las complicaciones del caso para un grupo tan inexperto y, a la vez, bastante caótico y poco organizado para el trabajo. Judge y sus colaboradores logran transformar en muy divertidas una serie de situaciones en apariencia anodinas o que no se prestan demasiado para generar situaciones graciosas, como pueden ser las negociaciones empresariales, las trabas legales o las dificultades para que el software funcione del todo bien. El elenco es impecable –en especial Erlich (T.J. Miller), amigo de Richard y supuestamente el que más sabe de la parte comercial dentro de este universo de programadores/losers— y los personajes logran ese casi milagroso balance entre ser queribles y ridículos, absurdos y a la vez absolutamente creíbles, tanto como el universo que la serie muestra con ironía y ternura en partes más o menos iguales.