Cannes 2015: «The Assassin», de Hou Hsiao-hsien

Cannes 2015: «The Assassin», de Hou Hsiao-hsien

por - Críticas
22 May, 2015 11:05 | 1 comentario

Seguramente el más bello de todos los filmes presentados en el Festival de Cannes en mucho tiempo, THE ASSASSIN es la particular versión que el realizador taiwanés de clásicos como LAS FLORES DE SHANGHAI ha hecho del género conocido como wuxia. Pero nada más lejos en su filmes que las acrobacias en cámara lenta que muchos […]

the-assassin-affiche-27447Seguramente el más bello de todos los filmes presentados en el Festival de Cannes en mucho tiempo, THE ASSASSIN es la particular versión que el realizador taiwanés de clásicos como LAS FLORES DE SHANGHAI ha hecho del género conocido como wuxia. Pero nada más lejos en su filmes que las acrobacias en cámara lenta que muchos no expertos en el género conocieron recién gracias a películas como EL TIGRE Y EL DRAGON. Si bien los escenarios y los personajes son parecidos, y hay escenas de acción y algún vuelo que otro por los aires, no pasa por ahí el secreto de esta gran película. Si no, más bien, por poder contar el mismo tipo de historia, mejor, y con escenas de acción potentes por lo cortas y secas.

El lirismo y la poesía se desprende aquí de cada uno de los planos y situaciones, manejadas con una delicadeza única. No es novedad para los que conocen el cine de HHH que sus películas desprenden una belleza que abruma los sentidos. Los vestuarios, los escenarios y la dirección de arte del filme están puestos para subyugar al espectador, hacerlo sentir dentro de esas casas, esos palacios, esos bosques, recorriendo con los personajes las peligrosas zonas del enfrentamiento entre dos facciones poderosas en la China del siglo IX.

La historia puede ser compleja en términos de trama, ya que sigue los distintos enfrentamientos existentes en medio de la Dinastía Tang entre la provincia de Weibo y el poder de la Corte Imperial. Lo central para entender el filme es seguir los pasos de la sigilosa y bellísima asesina en cuestión, llamada Nie (Shu Qi) y entrenada por una monja para convertirse en una mortal combatiente. Pero Nie tiene un punto débil: todavía piensa más con el corazón que con la cabeza y si bien es capaz de liquidar a decenas de hombres en un par de movimientos, no puede matar a otro adelante de un niño. O, en lo que será el centro del relato, le pasará algo parecido cuando le toque matar al gobernador de Weibo (Chang Chen), que no es solo primo suyo sino que tienen un pasado en común que de a poco se irá revelando.


the-assassin-imageLa película tendrá momentos de acción que serán breves y, además, todos muy distintos entre sí. Puede haber una pelea filmada de una manera relativamente convencional para el género, otra en un plano lejano en el que hay que adivinar las figuras peléndose en un bosque y otras que duran apenas segundos, breves y brutales. Pero gran parte del filme estará dedicada a dilucidar las intrigas políticas en escenas palaciegas que se destacan por la belleza enorme tanto de los escenarios como por la manera en que son captados por la cámara de Hou. Un largo diálogo con unos cortinados transparentes entrando y saliendo de cuadro; el sol iluminando y no a otro personaje mientras habla; el bosque de un verde que quita la respiración. Todas escenas fascinantes de apreciar.

La película arranca en blanco y negro –una elección que muestra que también podría haber funcionado muy bien el filme así– pasa por un minuto a un widescreen, pero el resto del tiempo se mantiene en un color sobresaturado (los rojos son muy rojos, los verdes son muy verdes, y así) en un cuadro de 1:66 que es inusual para este tipo de filmes que suelen expandirse horizontalmente. La actriz de MILLENNIUM MAMBO es, en otro sentido, un elemento más que agrega belleza al conjunto.

La película seguramente no tendrá la repercusión comercial de otros títulos del género. Si bien es muy distinta en sus decisiones formales, se asemeja en cierto modo a la que hizo Wong Kar-wai (ASHES OF TIME) en cuanto a que pertenece más claramente al cine de autor que al de acción, si bien no evita las figuras básicas de este tipo de filmes. Una maravilla para los ojos de principio a fin, THE ASSASSIN es la mejor película del festival, una de las pocas que pueden apuntarse al título de obra maestra. Ojalá el jurado también se de cuenta…