Berlinale: crítica de “The Ground Beneath My Feet”, de Marie Kreutzer

Berlinale: crítica de “The Ground Beneath My Feet”, de Marie Kreutzer

por - cine, Críticas, Festivales
10 Feb, 2019 06:49 | Sin comentarios

La película austríaca en competencia es una mezcla entre drama y thriller psicológico acerca de una mujer obsesionada con su trabajo que atraviesa una complicada situación familiar.

A mitad de camino entre el drama personal y el thriller psicológico, la película de la austríaca Kreutzer es la historia de Lola, una mujer híper profesional y dedicada a su trabajo que se encuentra con un problema muy difícil de manejar. Su hermana mayor, una mujer con problemas psíquicos y depresiva, ha intentado suicidarse tomando cientos de pastillas y está internada. Para Lola (Valerie Pachner), que es de Viena pero viaja a Rostock (Alemania) a trabajar pasando las semanas en un hotel allí, representa un gran problema. Para una workaholic obsesiva como es ella es un handicap complicado, que la hace perder tiempo y ritmo en su competitiva compañía que se dedica a hacer reestructuraciones de empresas. Y siendo la única familiar de Conny (ambas son huérfanas) tampoco quiere abandonar del todo a su muy demandante y perturbada hermana, por lo que no sólo va y viene entre ciudades sino que oculta los reales motivos de sus escapadas. Lo cuál es complicado porque, además, está teniendo un affaire amoroso con su jefa.

Todo en el film de Kreutzer lleva a pensar en el clásico drama centrado en el conflicto entre la obsesión por el trabajo y el cuidado por los seres queridos, en cuánto uno está dispuesto a resignar en la loca carrera por triunfar en tu profesión y los problemas que se pueden presentar cuando “la vida familiar/personal” se entromete. Y en ese sentido la cineasta austríaca pinta a Lola de una manera casi subrayada. Desde el aspecto, el atuendo, su actitud física y su vocabulario, es casi una caricatura de la “mujer a la que sólo le importa su carrera”. 

Valerie Pachner

El dilema parece bastante obvio pero Kreutzer le agrega un elemento que lo vuelve misterioso. Lola recibe raros llamados, cartas, es espiada por personas que nunca vemos. ¿Qué sucede? ¿Hay una trampa laboral que le tienden sus competitivos compañeros de trabajo? ¿O ella también tiene problemas similares a los de su hermana y acaso ve cosas que no están ahí? Esos elementos —sumado al aspecto de la protagonista— ponen a la película en una zona, si se quiere, hitcockiana que la realizadora utiliza a discreción, no terminando nunca por definir cuán importantes son esos elementos en la trama. ¿Pasa por ahí el problema y estamos ante un thriller “depalmiano”? ¿O es solo un gancho para entretener al espectador?


No lo diremos aquí, pero lo cierto es que THE GROUND BENEATH MY FEET abre varias puertas y no quiere o no puede ver bien qué pasa detrás de ellas. Y si bien la película se vuelve más inquietante que un típico drama moralista, Kreutzer no explota lo suficiente las implicancias de estos recorridos posibles, algo que seguramente haría una versión hollywoodense de esta misma historia, algo que uno ve más que posible. Y eso, que al menos le da cierta originalidad, también la vuelve un poco frustrante. De todos modos es un film apreciable y por momentos perturbador, que es más interesante (y podría haberlo sido aún más) de lo que su planteo inicial hace suponer.