Cannes 2019: crítica de “Oleg”, de Juri Kursietis (Quincena de Realizadores)

Cannes 2019: crítica de “Oleg”, de Juri Kursietis (Quincena de Realizadores)

por - cine, Críticas, Festivales
18 May, 2019 03:11 | Sin comentarios

Un carnicero de origen letón consigue trabajo en Bélgica pero tras una extraña situación en la empresa es despedido y tiene que empezar a navegar en el peligroso mundo del trabajo ilegal. Una seca y dura película sobre las dificultades de la inmigración en Europa.

En un estilo que bien puede recordar al de los hermanos Dardenne, tanto en su temática ligada a los problemas de inmigrantes ilegales que buscan trabajo en Europa como en su puesta en escena nerviosa y de cámara en mano, esta película se centra en Oleg, un carnicero de Letonia que consigue un permiso para trabajar de lo suyo en Bélgica. Todo parece ir bien hasta que un compañero de la empresa, de origen polaco, tiene un accidente y lo culpa a él de haber sido el responsable. A Oleg lo echan y termina aceptando la oferta un poco extraña de un “emprendedor” polaco que le da casa, comida, trabajo y hasta un pasaporte que le permite quedarse allí (el permiso suyo de estadía es temporal y dado por la empresa que lo contrató). Pero el asunto no es tan sencillo ni ideal como suena.

Kursietis y su protagonista omnipresente llevan el relato con nervio y tensión, siempre atravesando las situaciones complicadas que se le presentan y tratando de encontrar formas de salir de los cada vez más difíciles problemas. Pero Oleg no tiene la suficiente calle ni experiencia como para darse cuenta de las trampas que le pone su “jefe” polaco y se va enredando en situaciones cada vez más violentas y peligrosas. A su vez, cuando trata de hacer cosas por las suyas –un muy buen interludio lo muestra a él haciéndose pasar por actor de una compañía teatral letona y pasando la noche con una mujer de buena posición económica–, tampoco le salen demasiado bien, lo que lo obliga a recaer en su patrón/captor.

Además de su innegable ritmo y potencia, y de la verdad que emana de cada fotograma (salvo algunos innecesarios pasajes “místico/religiosos” el realizador se apega al realismo), la película de origen letón muestra algunos costados desconocidos del mundo del trabajo ilegal de inmigrantes de Europa del Este: mafias, arreglos económicos y trampas de las que no se sale fácilmente. No es muy distinto que los casos de prostitución de mujeres de esos países solo que en otro ámbito: la promesa de un paraíso y de una solución que no es ni una cosa ni la otra.

Tags: ,