Streaming: crítica de “The Gift: The Journey of Johnny Cash”, de Thom Zimmy (YouTube)

Streaming: crítica de “The Gift: The Journey of Johnny Cash”, de Thom Zimmy (YouTube)

por - cine, Críticas, Streaming
19 Nov, 2019 03:23 | Sin comentarios

Este documental, que se puede ver en forma gratuita por YouTube (o aquí mismo, en el sitio) recorre de forma sobria y precisa la carrera de uno de los grandes músicos populares de los Estados Unidos, un hombre que a lo largo de su vida retrató las penurias y alegrías del hombre común de la América profunda.

A lo largo de más de seis décadas, la carrera de Johnny Cash tuvo muchísimos giros y cambios. De la pobreza extrema y la trágica muerte de su hermano mayor cuando él era pequeño a esa suerte de segundo (o tercer) acto que tuvo a mediados de los ’90 –gracias a la serie de discos “American Recordings”— luego de estar casi dos décadas prácticamente ignorado, pasando claro por su momento de gran popularidad, que se extendió desde fines de los ’50 a principios de los ’70, fama que le permitió tener uno de los programas musicales más célebres de la historia de la televisión norteamericana, la vida de Cash incluye también sus historias de amor y su relación con las drogas, las pastillas y el alcohol.

Cliquear aquí para ver la película

La película de James Mangold (sí, el mismo de FORD VS. FERRARI) que protagonizaron Joaquin Phoenix y Reese Witherspoon en 2005, titulada WALK THE LINE (aquí se llamó JOHNNY & JUNE: PASION Y LOCURA… no pregunten), se ocupaba más que nada de su historia personal, haciendo eje en su relación con June Carter y sus idas y vueltas con las adicciones, una suerte de recorrido típico de estas biografías de artistas. Si bien estaba hecho con la sobriedad característica de Mangold, no se compara con la que maneja Zimmy en este documental, cuyo tono además de sobrio es sereno y oscuro y se centra, más que ninguna otra cosa, en la música de este soberbio artista cuyo estilo va más allá de la definición cerrada del “country”.

A Zimmy, quien ha trabajado casi toda su vida como editor y director de videos y documentales tanto cortos como largos principalmente para Bruce Springsteen (dirigió SPRINGSTEEN ON BROADWAY y codirigió con el músico la inminente WESTERN STARS, además de hacer el también muy buen documental ELVIS PRESLEY: THE SEARCHER) le interesa la vida personal de Cash pero solo en relación a cómo se refleja en la música y la situación personal del hombre. Los “chismes” de la vida de Cash los tuvieron en el film de ficción. Aquí están los datos más importantes (la muerte del hermano, la difícil relación con su padre, su primera mujer, los hijos que tuvo con ella, su romance y luego matrimonio con June Carter, sus distintas adicciones, etc.), pero el eje es, claramente, ese “don” al que hace referencia el título del film: su música, su voz, sus composiciones, la manera en la que a través de las décadas se fue reconvirtiendo de un cantante con un estilo rústico pero atractivo y una voz inolvidable en alguien cuya carrera se fue moviendo bastante en paralelo con lo que sucedía en su país en los convulsionados años ’60.

Haciendo eje temático en el concierto en la Prisión de Folsom –disco por el que ganó Grammys y un regreso a la popularidad en 1968–, Zimmy trata de mostrar a un Cash que siempre estuvo con el oído atento al mundo que lo rodeaba, haciendo muchas canciones que pueden ser leídas como realistas historias de personajes del interior de ese enorme y complicado país que son los Estados Unidos. Su cercanía con el hippismo, con la defensa de los native americans, su coqueteo con los intérpretes del folk y del rock lo pusieron siempre en una zona de riesgo con el mainstream de la música country, que no se caracteriza (ni entonces ni ahora) por su amplitud o receptividad a cambios culturales. Y, a la vez, su pasión por tradiciones religiosas, de gospel o su apego a sonidos más clásicos, por momentos lo alejaban de sus fans más jóvenes. La película deja en claro que durante casi dos décadas (de los ’70 a los ’90), casi no tuvo éxito comercial y se había transformando, en sus propias palabras, en un “burlesque” de sí mismo.

La película ocupa su primera hora en desarrollar su historia hasta el mítico concierto. Entrevistando a decenas de celebridades y familiares (de Springsteen a Jackson Browne, del productor Rick Rubin a su hija Rosanne Cash, pasando por Emmylou Harris, Robert Duvall, Robert Hilburn y muchos otros), a quienes solo se les escucha la voz, mezclando esto con grabación sucia de una serie de entrevistas que el propio Cash dio para su autobiografía, Zimmy toma mucho material documental y lo combina con imágenes y escenas que funcionan en ese mismo tono alegórico, en blanco y negro, que parece sacado de alguna vieja road movie de esas épocas. Como la música de Cash, THE GIFT es una película despojada de toda pompa y subrayado, cercana a lo real, tanto en lo que respecta a las personas como al mundo que retrata.

De alguna manera, como los álbumes de la serie “American Recording” que produjo Rick Rubin (por lo que lo conocen las generaciones que no vivieron en los ’60 o no exploraron su música por su cuenta), la película tiene el mismo espíritu crudo y directo, sin vueltas, que caracterizaron a esas hoy inolvidables grabaciones. Pero Cash es más que ese recolector de clásicos o esa persona que le puso un tono grave y épico a temas de Depecho Mode, U2 o Sting. Cash es la historia misma del “sonido americano”, uno de los que mejor lo representa en su costado más esencial: como observador de las pequeñas historias y de los personajes olvidados de la América profunda. Y la película es claro reflejo de ese mundo y de ese espíritu.

Nota: aquí va la banda sonora original de la película junto a una selección de temas de la carrera de Johnny Cash.