Estrenos online: crítica de «The Hunt», de Craig Zobel

Estrenos online: crítica de «The Hunt», de Craig Zobel

por - cine, Críticas, Estrenos
23 Mar, 2020 05:51 | 1 comentario

Como seguramente no habrá lanzamientos comerciales en salas por varias semanas (¿meses quizás?), empezamos con críticas de películas que van apareciendo online. La primera: una brutal y divertida parodia sobre la corrección política en los Estados Unidos.

Cruda y brutal. Graciosa, por momentos muy graciosa. THE HUNT es una película incómoda y directa, cero sutil, pero con escenas muy efectivas. Es curioso que, extendiendo la propia lógica de lo que allí se cuenta, el estreno del film de Craig Zobel haya sido postergado en su momento. Sí, tiene la posibilidad de ser ofensivo, pero esa es su razón de existir. De eso se trata la película. Además de que, por si no lo notaron, es una comedia. Negrísima, pero comedia al fin.

El director de COMPLIANCE –película que también rozaba lo potencialmente ofensivo– hizo una sátira de terror que intenta exponer las brutales divisiones políticas (la «grieta», le diríamos en Argentina) que existen en los Estados Unidos. Quizás más abocada a aplicar golpes a la corrección política del progresismo que al racismo de los llamados «deplorables» (así se refirió Hillary Clinton a los votantes de Trump una vez en campaña, un error que le costó carísimo), la película escrita por Nick Cuse y Damon Lindelof –sí, los de LOST, entre otras–, la película satiriza esas diferencias en un tono cercano al cine de horror de clase B.

Producida por Blumhouse –estudio que se caracteriza por producciones de terror de bajo presupuesto–, THE HUNT tiene una introducción que permite adivinar hacia donde irá el asunto, ya que hay allí se ve una conversación via mensajes telefónicos entre un grupo de amigos que se burlan de «los deplorables» en cuestión y mencionan la cacería a la que hace referencia el título. Luego vendrá una brutal escena en un avión privado en el que estas mismas personas viajan –todos en apariencia empresarios progresistas y políticamente correctos de la boca para afuera, miembros de la llamada elite liberal–, lo que dará pie a lo que es el film en sí: una especie de sketch paródico y político de LOST.


Un final posible para esa serie (¿que habría pasado si todas las personas varadas en aquella isla estaban ahí por motivos políticos?) podría ser el disparador narrativo para esta película. THE HUNT imagina un juego macabro en el que doce personas llamémoslas «reaccionarias» (amantes de las armas, misóginos, xenófobos, racistas, homofóbicos, chauvinistas y… cheerleaders) son puestas a intentar sobrevivir a una cacería brutal en un lugar que se parece a Arkansas pero que quizás no lo sea.

Con eficiencia narrativa, Zobel empieza rápidamente a despachar personajes –muchos de ellos interpretados por actores reconocidos– vía disparos, granadas, engaños, lo que sea. Pero una de las chicas del grupo, Crystal (Betsy Gilpin, jugando aquí con un similar estereotipo de «Miss América» al que encarna en la serie GLOW) resulta ser bastante más resiliente que lo pensado por los organizadores del asunto, que tienen una cruenta líder cuyo rostro y motivos personales permanecen ocultos hasta cerca del final. Y les da más pelea que la esperada.

Con algo del humor político de HUYE!, de Jordan Peele, pero menos sutil y con un intento de «ecuanimidad» diferente al de aquel film (allí se satirizaba el progresismo de salón de los ricos blancos enfrentados a la afroamericanos, aquí el «enemigo» es tan víctima como victimario), la película pone principalmente al desnudo las contradicciones ideológicas de ciertas clases sociales, exagerando los estereotipos de una manera que por momentos resulta muy graciosa y en otros un tanto «televisiva», con algo de largo sketch humorístico de «Saturday Night Live» pero con una alta cuota de violencia.

A eso apuesta Zobel, pero quizás los tiempos que él mismo satiriza le jugaron en contra, malentendiendo hasta la propia idea del relato. Si bien la idea ficcional de salir a matar gente indiscriminadamente puede resultar complicada en un país como Estados Unidos en el que alguna gente tiende a hacer eso en la vida real (ese fue el motivo de la cancelación del estreno, originalmente planeado para unas semanas después de una de estas masacres), es claro desde el primer minuto que THE HUNT funciona como sátira, como parodia. Pero la propia lógica del mundo que retrata se consumió al film, que terminó teniendo un tardío y mínimo estreno, por las circunstancias actuales, más que nada online. Para alguna gente, no parece ser este el mejor momento para hacer humor. Y menos, políticamente incorrecto.