La nueva película del director de “Carol” y “Velvet Goldmine” es un drama legal de denuncia de formato clásico que funciona pero no sorprende. Una película efectiva y convincente pero algo chata.