Este muy buen documental italiano que compitió el año pasado en BAFICI se centra en una iglesia siciliana en la que se practican exorcismos y en las personas que van allí tratando de “liberarse de sus demonios”.