Lo mejor del 2011 – Parte 1

Lo mejor del 2011 – Parte 1

por - Críticas, Música, Series
10 Dic, 2011 09:54 | comentarios

Hay formas y formas de elegir las mejores películas, discos, series de TV o libros del año. En general, la mayoría de los medios suelen privilegiar los estrenos comerciales como la “palabra santa”, con las fechas claras (de 1° de enero a 31 de diciembre) y las leyes parejas para todos. Sería lo más “consensuable”, […]

Hay formas y formas de elegir las mejores películas, discos, series de TV o libros del año. En general, la mayoría de los medios suelen privilegiar los estrenos comerciales como la “palabra santa”, con las fechas claras (de 1° de enero a 31 de diciembre) y las leyes parejas para todos. Sería lo más “consensuable”, claro, pero a mí no me resulta este año. O al menos no es lo que quiero hacer acá. Habrá otras encuestas en las que tendré que elegir con esas reglas, pero no será ahora.

Es más, este post ni siquiera será sólo cinematográfico, ya que sumará televisión, música, algunos libros y cuestiones específicas (actuaciones, escenas, canciones, recitales, etc.) de lo que fui viendo en este año. Creo que todo se va volviendo parte de una misma experiencia, y mentiría si tuviera que decir, por ejemplo, que ALAMAR es una de las mejores cosas que vi en 2011 porque la vi en marzo de 2010, por primera vez. Y, a la vez, hay una serie de estrenos comerciales -como RANGO, GIGANTES DE ACERO o LOS MUPPETS-, que no vi y un balance anual sin ellas no sería del todo real. Con los libros es parecido: este año leí cosas de 1967 y 2008, por citar dos ejemplos. Y podría ser también de 1683, no se…

Así que este balance será salpicado, comentado, ordenado sin más ayuda que mi memoria, al menos hasta llegar a la última entrega, en la que sí destacaré unos 10 ítems que coloco, al menos por ahora, encima de los demás. Y no dejaré de recordar las películas que vi antes, de la misma manera en la que anticiparé películas que aquí tal vez se vean en un año o dos. O nunca. Los que tengan ganas de seguir esta lista experimental, y los que quieran compartirla aportando sus grandes momentos del 2011, están más que bienvenidos. Serán, calculo, diez partes. Y como dicen los que saben, se va la primera:

-THE TURIN HORSE, de Béla Tarr. Pocas películas se te meten en la piel y te penetran físicamente como ésta, la última del genio loco húngaro. Y que lo haga sin utilizar ningún exceso ni elemento melodramático duplica la valía de su logro. Un viaje profundo a la oscuridad de los tiempos, a través de un caballo, dos personas, el silencio y la oscuridad más profunda del fin de todo. (cine/festivales)

-JAMES BLAKE, de James Blake. Un álbum nocturno, seductor, a mitad de camino entre ese sonido Bristol (Massive Attack, Portishead), el dubstep y el soul algo más tradicional gracias a su increíble voz. Atrapante, misterioso, lleno de momentos intrigantes. En poco más de un año es una superestrella. Previsible. (música/discos)

-RAPIDOS Y FURIOSOS 5, de Justin Lin. Una de las sorpresas del año, un filme todo lo kinético que DRIVE pretende ser, pero sin las “falsedades” del caso, ni sus seudas pretensiones “humanistas”. Lin debería convertirse -a juzgar también por su paso por COMMUNITY- en una de las grandes esperanzas del cine de acción, el que reemplace finalmente a Michael Bay. (cine/estrenos)

-COMMUNITY, de Dan Harmon. No la vi toda, apenas llegué a la temporada y media, pero me alcanzó para darme cuenta no sólo que es la sitcom más original en la televisión, sino que logra construir personajes queribles y geniales, sin que el “meta” arruine o eche a perder la “empatía”. (TV/sitcoms)

-DREILEBEN, de Christian Petzold, Dominik Graf y Christoph Hochhäusler. La experiencia cinematográfica del año. En Berlín, junto a dos colegas y amigos como Cristina Nord y Scott Foundas, pasamos seis horas de lo mejor que el cine tiene para ofrecer (son tres películas relacionadas entre sí) cuando la relación entre el hacer y el pensar se pone en juego y se abre a las posibilidades más impensadas. (cine/festivales)

-JON SPENCER BLUES EXPLOSION, en Niceto Club. Un shock eléctrico de principio a fin. Como en COMMUNITY, queda claro que la cita no impide la autenticidad, que la puesta en escena no va en detrimento de la emoción real. Fue difícil sacarse ese show del cuerpo. (música/shows)

-TEMPLE DE ACERO, de los hermanos Coen. Tengo una relación de amor/odio con los Coen, pero cuando se olvidan de creerse los tipos más inteligentes sobre la Tierra y se dedican a crear personajes y contar historias de una manera clásica, pueden ser impecables. TRUE GRIT no es una obra maestra, pero es su mejor película en mucho tiempo. (cine/estrenos)

-SMOKE RINGS FOR MY HALO, de Kurt Vile. Uno de los discos del año, también, lo suyo entra en el universo de las grandes canciones. No podría advertir cual es el género (cantautor, indie rock) y tampoco me importa. Las canciones vuelven a mí y cada vez parecen nuevas. (música/discos)

-LA BALADA DE GENESIS & LADY JAYE, de Marie Losier. Gran documental, grandes personajes, una historia increíble, una mezcla rara de dureza y ternura, una enorme película. Conocer luego a la directora, un pequeño, genial y simpático gnomo, me la hizo crecer aún más todavía… (cine/festivales)

-THE FLAMING LIPS, en GEBA. No me dieron vuelta como cuando los vi años atrás en Chicago, pero sigue siendo una de las bandas que mayor energía, alegría y locura despliega sobre un escenario. Psicodelia como sinónimo de felicidad; el color como bandera. (música/shows)