Lo mejor del 2011 – Parte 6

Lo mejor del 2011 – Parte 6

por - Críticas
20 Dic, 2011 03:30 | 1 comentario

Lo raro de hacer estas listas parciales es que mientras uno las hace van cambiando cosas y apareciendo otras. No imaginen que tenía todo esto claramente dividido en diez partes antes de empezar y que lo único que hago es postearlo de a poco para joder nomás. No, para nada. Tego cosas que sé que […]

Lo raro de hacer estas listas parciales es que mientras uno las hace van cambiando cosas y apareciendo otras. No imaginen que tenía todo esto claramente dividido en diez partes antes de empezar y que lo único que hago es postearlo de a poco para joder nomás. No, para nada. Tego cosas que sé que van a estar sí o sí y que las estoy dejando para el final. Otras que tenían “muchas probabilidades” de aparecer. Y una zona algo más gris en la que todo el tiempo se siguen sumando cosas: películas que voy viendo, discos que voy escuchando, revisando o recuperando estos días, cosas que me había olvidado y recuerdo. Así que aquí va la sexta entrega de este Top 100 dividido en diez partes (y con trampitas de poner dos o tres cosas en algunos ítems), con materiales que, días atrás, no tenían porqué aparecer acá.

-EL ARBOL DE LA VIDA, de Terrence Malick. Es de esa clase de películas que, depende cómo te levantes, te puede parecer maravillosa o la peor cosa que viste en mucho tiempo. Pensándola, masticándola, revisándola, leyendo sobre ella, uno va a llegando a ciertas conclusiones. Para mí no es una obra maestra ni tampoco es un desastre de “cristiano renacido”. Creo que es una gran película envuelta dentro de otra que no funciona tan bien. 90 minutos de una historia familiar (Pitt, Chastain, los hijos, el nacimiento, la muerte, etc.) rodeada de una larga serie de observaciones sobre el principio y el fin de los tiempos que, más allá de si son o no necesarios, me parece que no están bien resueltos, que dejan ver demasiado los hilos. Ambiciosa, creativa, genial, ridícula, fallida. Seguramente la recordaremos por mucho tiempo. (cine/estrenos)

-CULTS, de Cults. Van a ver muchos de estos discos en mi lista. Es que después de pasar años investigando “movimiento” tras “movimiento” musical, me estoy quedando cada vez más con las canciones. Cults disfraza esos temas pop de cierta cosa fuzzy/lo-fi/sucia, pero eso no hace más que destacar el brillo de sus bellas melodías pop, por más que se lo disimule con la actitud o la vestimenta adecuada para la ocasión. Las canciones son las canciones son las canciones. (música/discos)

-WE NEED TO TALK ABOUT KEVIN, de Lynne Ramsay. Que no la iba a poner, que sí. Que me gusta, que me irrita, que me molesta, que me espanta. Finalmente me decido por incluirla. Es una película “con problemas” (demasiados largos para exponer acá), pero sin dudas que logra impactar, especialmente en lo que tiene que ver con la idea de la relación padres/hijos, y cómo las sensaciones que puede generar esa relación son mucho más complejas y oscuras de lo que uno puede imaginarse. Es una película por momentos desesperante (en el buen y en el mal sentido), pero cuesta quitársela de la memoria. Tilda Swinton está increíble, como siempre. Y Ramsay (RATCATCHER) sigue demostrando que tiene más ideas visuales (a veces demasiadas, no se mide) que el 80% de los realizadores. (cine/festivales)

PARKS AND RECREATION. Me topé por primera vez con esta serie en un viaje de avión el año pasado y vi los cinco primeros episodios seguidos. Y allí empecé a tratar de “alcanzarla”, algo que me pasa con la mayoría de las series de TV dado el poco tiempo que tengo para verlas. Va por la cuarta temporada, pero yo promedio la segunda, así que mi inclusión de la serie aquí tiene más que ver con mi experiencia que con el hecho de si la temporada 2011 fue la mejor (todos parecen coincidir que lo fue, además). Comedia de oficina, de pueblo chico, con algo de THE OFFICE y con personajes que combinan ácidez, locura y ternura en partes iguales, P&R es una de las sitcoms que merece ser seguida de cerca. (televisión/comedia)

-LA PIEL QUE HABITO, de Pedro Almodóvar. Acaso la película más gélida del realizador en muchos años, enrarecida en varios aspectos (¿¿¿el hombre gato brasileño???), es como un filme de Cronenberg traspasado al universo del manchego que, fuera de su elemento natural, construye un laboratorio de imágenes y sonidos que puede no funcionar “comercialmente”, pero genera una curiosidad extra a los que ya estamos medio preparados para “saber” como son o van a ser sus películas. Esta es una película de Almodóvar, pero en un punto no lo es… tanto (cine/estrenos)

-LAST OF THE COUNTRY GENTLEMAN, de Josh T. Pearson y APOCALYPSE, de Bill Callahan. Dos singer-songwriters con historias distintas y un sonido que, si bien tiene puntos en común en que ambos beben de esa enorme fuente que podemos llamar “Americana”, tampoco es tan parecido. Pero ambos logran que nos conectemos emocionalmente con sus tristes y melancólicas canciones, viajes melodiosos pero oscuros, cálidos pero amargos a la vez. “Beautiful sadness”, que le dicen… (música/discos)

-TIERRA DE LOS PADRES, de Nicolás Prividera. Pasó por el Festival de Toronto y es de esperar que tenga su estreno en algún festival local y/o comercialmente este año. El filme, rodado en el Cementerio Recoleta, combina lectura de textos originales de “próceres” allí enterrados (los que leen son, en general, personas del ámbito de la cultura) con imágenes -más clásicas del documental de observación- acerca de las vidas rutinarias de los que trabajan y pasan por el cementerio. Con la idea de “la violencia genera violencia” central en la forma (arranca y cierra con pequeños apuntes visuales al respecto) y en los textos que se leen, el filme de Prividera se atreve a repasar la historia argentina a partir de las voces de sus muertos. (cine/festivales)

-ROME, de Danger Mouse & Daniele Luppi. Una catedral sonora que va del pop al soundtrack music, de Morricone al ambient, del soul a géneros que no tienen nombre todavía. No todo el disco es igual de bueno y parejo -tiene sus vaivenes-, pero es una combinación musical que resuena visualmente. O algo por el estilo… (música/discos)

-DE DIOSES Y HOMBRES, de Xavier Beauvois y HABEMUS PAPA, de Nanni Moretti. Sí, es cierto, podrán decir que con esto de poner dos películas en lugar de una hago trampa. Y tendrán razón. Podrán decir que me dí cuenta de que no iba a llegar con todo lo que tengo que poner a las diez entradas y que apreto material como quien tiene que escribir algo y pega las letras porque se le acaba el renglón. Y también estarán en lo cierto. Pero también es verdad que hay algo en común en estas dos películas. Más allá de lo diferente de su tono y de su trama (y tal vez hasta de la relación que sus realizadores tienen respecto a la fe y a la religión), ambas tienen a “religiosos profesionales” como protagonistas y trabajan sobre la idea de “lo humano y lo religioso”, y de cómo ambos universos se mezclan de maneras inesperadas. Lo que hace notables a ambas películas es cómo abrazan las contradicciones de sus personajes, que es lo que finalmente los convierte -y convierte a las películas- en experiencias universales, más allá o más acá de la fe. (cine/estrenos)

-MARIANNE FAITHFULL & MARC RIBOT, en el Teatro Coliseo. El enorme Coliseo, semivacío, y esa voz espectral, acompañada por un guitarrista que puede hacer lo que quiere, como quiere y cuando quiere (sonar, apenas, como un murmullo o envolver a Marianne en sonidos) consiguieron una experiencia más que disfrutable, emotiva por momentos, melancólica y seca a la vez. Siempre dando la sensación de que estaban allí tocando solo para vos. (música/conciertos)