Entrevista a Jessica Chastain: “Tengo que ver fotos para acordarme” (versión extendida)

Entrevista a Jessica Chastain: “Tengo que ver fotos para acordarme” (versión extendida)

por - Críticas
21 Jun, 2012 09:30 | comentarios

Acá va una versión bastante más larga de la entrevista a Jessica Chastain que sale publicada hoy en “Clarín” a la que, por motivos de espacio, hubo que reducir. La principal diferencia es que acá habla de su debut en Broadway. Eso, y respuestas algo más largas, y más fotos. Para fans. O sea, para […]

Acá va una versión bastante más larga de la entrevista a Jessica Chastain que sale publicada hoy en “Clarín” a la que, por motivos de espacio, hubo que reducir. La principal diferencia es que acá habla de su debut en Broadway. Eso, y respuestas algo más largas, y más fotos. Para fans. O sea, para mí…

Hace poco más de un año nadie la conocía. Hasta que un día, como si hubiesen estado guardadas bajo la almohada de alguien esperando para salir al mundo, empezaron a aparecer las películas con  Jessica Chastain,. Todas juntas, casi todas reconocidas, muchas de ellas muy buenas. Eran películas que la actriz estuvo haciendo a lo largo de cuatro o cinco años, pero por esas cuestiones de la distribución cinematográfica, todas parecían estar esperando la salida de “El árbol de la vida” para darse a conocer.

Fue así que esta actriz pelirroja, bellísima, que hoy ya tiene 35 años y que hasta hace poco sólo era conocida en el mundo del teatro, explotó. Fue esa especie de “Madre Tierra” en el filme de Terrence Malick, una espía israelí en “La deuda”, de John Madden; una esposa sufrida en “Take Shelter”, de Jeff Nichols; la esposa del belicoso Coriolanus en la adaptación de Ralph Fiennes de la obra homónima de Shakespeare; una ama de casa sureña de los ’60 confundida en “Historias cruzadas” –rol por el que fue nominada al Oscar-; una policía en “Texas Killing Fields”, de Ami Canaan Mann y la mismísima Salomé en el documental “Wilde Salomé” que Al Pacino hizo sobre su adaptación teatral de la obra de Oscar Wilde.

Y eso fue sólo durante 2011.

Este parece ser un año más tranquilo para Chastain, ya que sólo aparecerá en cuatro películas. En una de ellas, “Madagascar 3”, ni siquiera aparece en persona: es la voz de Gia, una jaguar italiana que se topa con el cuarteto protagónico. Pero pronto la verán como una femme fatale de los años ’30 en “Lawless”, de John Hillcoat; en una de las nuevas películas de Terrence Malick (“To the Wonder”) y en el controvertido filme sobre la captura de Osama Bin Laden que acaba de terminar de rodar Kathryn Bigelow.

Clarín tuvo la oportunidad de conversar con la actriz en Cannes. Relajada, con cierta frescura que los más veteranos de la industria ya no tienen, Chastain proyecta una imagen de una Julia Roberts más sexy pero igualmente sonriente y simpática. “Es muy distinta la experiencia a la del año pasado –dice-. Noto la diferencia, claro. Ahora había fotógrafos esperándome en el aeropuerto, me dieron flores, una habitación con balcón (risas). Me encanta venir acá y con películas. Me gusta conocer gente a la que admiro. Creo que esa ha sido una de mis cosas favoritas de los últimos doce meses: conocer personas increíbles”.

Como pasó con “Wilde Salome” (que marca su transición del teatro al cine) y “El árbol de la vida”, el trabajo que Chastain hizo para “Madagascar 3” fue hace muchos años. Los largos procesos de la animación hicieron que la película recién se estrene, y con enorme éxito, ahora. “Me sumé al proyecto porque me gusta probar cosas diferentes –dice-. Nunca había hecho un trabajo para un filme de animación, así que era una gran oportunidad. Fue antes de mis películas y no tenía mucha idea de cómo funcionaba esto, así que fui el primer día a las sesiones de grabación sin maquillaje, con el pelo atado y mal vestida. Ahí vi que tenían cámaras para grabarte y que eso va a estar en el DVD, así que de ahí en adelante empecé a vestirme bien”.

Para una actriz esencialmente de teatro, que estudió en la prestigiosa escuela Juilliard, “actuar” sólo con la voz y sin otros actores alrededor no fue sencillo. “Para mí actuar siempre es lo que pasa con otras personas, así que era raro –confiesa-. Pero siempre actuaba con alguien que hacía las voces de los demás personajes. Lo que fue diferente era no saber el look que el personaje iba a tener. El personaje se termina de diseñar después, se arma a partir de la voz”.

¿Qué recordás del Cannes del año pasado?

Tengo que ver fotos para acordarme, fue todo tan fuerte… Cuando veo esas fotos con Brad (Pitt) y Sean (Penn) me doy cuenta que estaba asustadísima. Recuerdo que me temblaba todo el cuerpo y que ellos estuvieron geniales, me sostenían para que no me cayera. Fue un momento muy emotivo para mí, era el principio de todo este viaje y ellos fueron tremendamente amables conmigo.

¿Ahora lo llevás mejor?

No, sigo estando nerviosa… (risas)

¿Igual o peor que en los Oscar?

Distinto, no sé. En los Oscars estaba muy nerviosa, pero había llevado conmigo a mi abuela, así que fue genial poder ver todo a través de sus ojos. Muy emotivo. En un momento me dijo que era el mejor día de su vida y para mí fue genial compartirlo con ella, fue un poco quien me inició en todo este mundo. Es un momento que recordaré toda mi vida. Además fue bueno porque me pude olvidar un poco de las cámaras, de pensar en la ropa y esas cosas. Fui a pasar una velada con mi abuela…

Es poco lo que se sabe de la vida personal de Chastain y es una decisión que ella y su familia tratan de mantener en medio de la fama súbita. “Hasta mi abuela es así –cuenta-. En la alfombra roja le preguntaban de donde era y sólo decía ‘en el Norte de California’. Todos escuchamos historias terribles de lo que le pasa a la gente cuando se vuelven famosos y la invasión personal que eso implica. Tengo una hermana de 16 y un hermano de 13 años y ni sus amigos saben lo que yo hago. No los llevo a eventos, ellos tampoco hablan. Salvo unas amigas de mi hermana que vinieron a casa para su cumpleaños de 16, los demás no saben nada. La verdad es que no queremos que nadie los moleste”.

Si este año Chastain va a trabajar menos en cine se debe a que volverá al teatro, su primer amor. Hará una nueva versión de “La heredera”, la obra basada en “Washington Square”, de Henry James, que ya fue llevada al cine (por William Wyler, en 1949, con Olivia de Havilland, Ralph Richardson y Montgomery Clift) y tuvo varias versiones teatrales también. “Estoy contenta con eso, voy a trabajar con David Strathairn en Broadway, es genial”, dice la actriz que, curiosamente, debuta con esa obra en la Meca del teatro neoyorquino, ya que casi toda su carrera teatral la hizo en Los Angeles.

Lo que todos quieren es saber más de “Thirty Dark Zero”, la película de la directora de “Vivir al límite” sobre la captura de Bin Laden. “Me dijeron que no hable mucho del tema”, dice, pero no puede evitar contar algunas cosas. “Fui a filmar a la India al día siguiente del Oscar. Literalmente, dejé las valijas en el hotel y me fui al rodaje. Me encantó la India, la gente tan abierta y dulce. Es increíble como los amigos, hombres, van de la mano, es tan cariñoso. Amé el lugar. Kathryn es genial y sólo puedo decir  que no puedo creer lo buena que la película está quedando. No se parece a nada de lo que hice antes. No puedo contar más… Ah, sí, se estrena este año”.

Se sonríe, como para adentro, y cierra: “Me enseñaron a decir la verdad. No sé mentir”.

 

RECUADRO

Una de las cosas más difíciles para Jessica está siendo aprender a decir que no. Ahora, parece, se atreve a hacerlo. Hace poco rechazó hacer de Lady Di en un filme sobre su vida (“No quería hacer otro personaje basado en alguien real tan seguido”, dice) y también un papel en “Iron Man 3”. “Me encontré con el guionista, Shane Black, leí el guión y no tengo dudas que será un gran filme –cuenta-, pero salió justo un proyecto con el que estoy hace muchos años involucrada  para hacer al mismo momento. Y es una película independiente que hace mucho trata de conseguir financiación sin poderlo. Y no podía abandonarlos. Me encantaría hacer una película de Marvel y no tengo duda que “Iron Man 3” va a ser excelente, pero esta vez se complicó”.

 

Curiosidad: Jessica tiene un perro con tres piernas que se llama Chaplin.