Oscar 2012: La película argentina (análisis + concurso)

Oscar 2012: La película argentina (análisis + concurso)

por - Críticas
24 Sep, 2012 02:24 | comentarios

Este viernes la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de la Argentina elegirá por votación de sus miembros a la representante a los premios Oscar. Como todos los años, se trata de una situación que genera reacciones mezcladas: a algunos les resulta muy importante mientras que otros se burlan y la consideran intrascendente. […]

Este viernes la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de la Argentina elegirá por votación de sus miembros a la representante a los premios Oscar. Como todos los años, se trata de una situación que genera reacciones mezcladas: a algunos les resulta muy importante mientras que otros se burlan y la consideran intrascendente.

En el libro de Hernán Musaluppi, EL CINE Y LO QUE QUEDA DE MI, el productor bromea sobre los que se toman en serio este evento, acusando en cierta forma a los productores de EL ESTUDIANTE por haber estado el año pasado muy pendientes de ese hecho, ya que se debatió el tema de si una película no estrenada en fílmico podía competir y, también, si podía hacerlo una película que no había pasado por el sistema de subsidios del INCAA. Finalmente, más allá de la importancia o no del evento, EL ESTUDIANTE pudo participar. Perdió, igualmente, con ABALLAY.

Vuelvo a lo de siempre: ¿importa o no importa el Oscar? Lo más sencillo de todo sería decir que nada de todo esto importa demasiado. Ni el Oscar ni competir en BAFICI, ni entrar a una paralela en Berlín, ni ganar la Palma de Oro. Si nos ponemos estrictos, no importa demasiado hacer películas y listo. Ergo, todo esto que estoy escribiendo acá no importa tampoco.

Es cierto lo que dice Musaluppi de que es banal preocuparse por este tipo de cosas cuando en paralelo hay disputas de fondo (topes de subsidios, asuntos sindicales) que son mucho más serias. Pero también es importante entender que, cuando se hace cine, cuando se trabaja en el rubro de la ficción, la fantasía, la imaginación y el juego, es lícito y hasta recomendable dejarse llevar también por estas cosas.

Que a uno le importe o quiera saber si tal o cual película nacional ganó un premio en Abu Dhabi no debería quitar su preocupación por los problemas reales que hay en el cine argentino, pero no hay nada malo en hacerlo. Muchos de los que estamos en el universo del cine lo hacemos porque nos gusta esa parte lúdica. Si no, poníamos una fábrica de medias y listo.

Pero asumamos que, más allá de que importe o no, nos entretiene, nos divierte. Para algunas personas estas cosas significan “algo”, no lo sé. Para otros, los que no participamos directamente, nos sirve para entender cómo se piensa a sí mismo el cine argentino, o los que lo representan en la Academia.

Yendo al año en cuestión, tengo la impresión de que una fuerte candidata argentina puede ser INFANCIA CLANDESTINA, de Benjamín Avila. Tiene los elementos narrativos apropiados y está ubicada en la circunstancia política apropiada también. No quiero negar con esto los valores del filme, pero sin duda son cuestiones que ayudan. No creo que sea la mejor película argentina del año, pero si uno la piensa en términos “utilitarios”, acaso no sea una mala elección.

ELEFANTE BLANCO, de Pablo Trapero, es la otra opción obvia. Más vista, más exitosa, más popular, tiene a favor que Darín ya es un actor reconocido mundialmente y un tema social que suele repercutir en este tipo de selecciones. Por otro lado, tengo la impresión que su estructura narrativa un poco menos tradicional, digamos, puede jugarle en contra. Ya le sucedió a Trapero en los Oscar otras veces y esta película no se diferencia tanto, en ese sentido, de las otras. Al contrario, tal vez sea una película más “dispersa” narrativamente que LEONERA o CARANCHO.

Estrenada el año pasado, pero válida para esta contienda, está LAS ACACIAS, de Pablo Giorgelli, una película con muchos elementos interesantes para este tipo de competencia, y que ya probó ser ganadora de muchos premios en distintas partes del mundo y en festivales de diversos tipos. Podría ser la “tapada” que se cuele entre las dos opciones grandes.

EL ULTIMO ELVIS, de Armando Bo, es un muy buen título que habría que tener en cuenta “en la pelea” para ver cuál es la candidata. La veo un poco más difícil como propuesta “crowdpleasing”, pero tampoco es un filme difícil ni demasiado complejo para los “académicos” de allá.

Algo similar sucede con ABRIR PUERTAS Y VENTANAS, de Milagros Mumenthaler, para mí la mejor película argentina de las estrenadas en el período octubre 2011/septiembre 2012, pero que uno imagina poco “Oscar-friendly”. Si uno cree que, para este tipo de premio, hay que elegir lo mejor, creo que la película de Milagros debería ser la representante argentina.

Si ampliamos un poco la búsqueda no descontaría EL CAMPO, de Hernán Belón; MEDIANERAS, de Gustavo Taretto (también, un tardío 2011), la muy amable DIAS DE VINILO, de Gabriel Nesci (que no muchos la habrán visto a la hora de votar, algo que podría suceder también con INFANCIA…, aunque la película tuvo más recorrido), la también 2011 UN AMOR, de Paula Hernández, y por ahí pondría también a la fallida, en mi opinión, TODOS TENEMOS UN PLAN, de Ana Piterbarg; o LA SUERTE EN TUS MANOS, de Daniel Burman. No la vi, pero no descartaría por motivos obvios algunos votos a VERDADES VERDADERAS, de Nicolás Gil Lavedra. ¿Alguién dijo DOS MAS DOS?

También hay muy interesantes películas que jamás estarán en ninguna contienda, pero no está mal mencionarlas: YATASTO, de Hermés Paraluello; TIERRA DE LOS PADRES, de Nicolás Prividera; EL ETNOGRAFO, de Ulises Rosell; PAPIROSEN, de Gastón Solnicki; OSTENDE, de Laura Citarella, ANTES DEL ESTRENO, de Santiago Giralt; DE CARAVANA, de Rosendo Ruiz (ambas estrenadas a fines de 2011) y se quedan afuera por apenas unos días LOS SALVAJES, de Alejandro Fadel, y LA ARAÑA VAMPIRO, de Gabriel Medina.

Les propongo votar en los comments cuál de ellas elegirían para el Oscar. Entre los que acierten la película que elegirá la Academia local, sortearemos packs de entradas para cualquiera de los complejos Hoyts. Habrá dos ganadores, con cuatro entradas para cada uno (ocho en total). Hay tiempo hasta el viernes al mediodía.

Diego y Paula (la “Paula” que votó INFANCIA…) son los ganadores de cuatro entradas a Hoyts cada uno. Nos comunicaremos por email para coordinar la entrega.Saludos y felicitaciones!