EL HOBBIT, a 48 cuadros por segundo

EL HOBBIT, a 48 cuadros por segundo

por - Críticas
24 Dic, 2012 01:21 | comentarios

Después de ver EL HOBBIT: UN VIAJE INESPERADO en el clásico -y hoy ya antiguo- sistema de 35mm y 2D no me moría de ganas de volverla a ver. La película no está mal, pero digamos que no pide por una segunda visión inmediata: sus 170 minutos son bastante arduos de atravesar, en especial la […]

the-hobbitDespués de ver EL HOBBIT: UN VIAJE INESPERADO en el clásico -y hoy ya antiguo- sistema de 35mm y 2D no me moría de ganas de volverla a ver. La película no está mal, pero digamos que no pide por una segunda visión inmediata: sus 170 minutos son bastante arduos de atravesar, en especial la primera hora y cuarto, hasta que cierta tensión y suspenso aparecen en la historia. La única justificación que tenía para volverla a ver era hacerlo en 3D y en el sistema HFR (High Frame Rate) de 48 cuadros por segundo (fps), así que mi única condición “familiar” para repetir la experiencia era verla de esa manera. El problema es que ahora tengo que lidiar con una familia fastidiada conmigo…

THE HOBBIT: AN UNEXPECTED JOURNEYEs que el domingo por la tarde hice la prueba de volver a ver EL HOBBIT en este sistema y la experiencia fue bastante problemática. Lo que genera la película filmada de esa manera es, paradójicamente, un grado de realismo y de falsedad mucho mayores. Lo de realismo lo da el hecho de que las imágenes son de una claridad enorme, de un contraste fuertísimo y de una calidad electrónica potente que hace recordar el mejor HD posible de la televisión. Y encima, en 3D.

Curiosamente, esa claridad y cercanía le da -al menos a los ojos de los que estamos acostumbrados al fílmico, o al digital que busca imitarlo- un halo absolutamente falso al filme: deja de tener clima cinematográfico y parece el rodaje de un “detrás de escena” de la propia película o algún programa de History Channel; un muy moderno videogame o, más raro aún, por momentos te da la impresión de que estás viendo una actuación en vivo, casi como ir al teatro.

hobbit-high-res-27No hay dudas de que Jackson y su equipo han hecho un trabajo impresionante para tener ese grado de claridad y que el asunto no se vea del todo como una obra de títeres de la plaza de al lado de tu casa. Es tanto el grado de claridad de la imagen que los efectos digitales, los maquillajes y el vestuario pueden ser analizados como si los tuvieras frente a los ojos, en vivo. Y, por lo general, pasan la prueba, no se “notan” en el sentido que se notaban ciertos viejos efectos de CGI.

El problema no está ahí, está en que entrar en ese universo de fantasía con una imagen tan hiperrealista es muy complicado. Es muy difícil no sentir que estás viendo a actores disfrazados recorriendo paisajes de Nueva Zelandia o sets de estudios de filmación. Y eso te saca todo el tiempo del clima necesario para “meterse” en el relato, especialmente en las escenas de día en las que uno espera que se escuche “Corte” y aparezca Jackson para acomodar algo en el cuadro o felicitar a los orcos, trolls, goblins, enanos y elfos que andan por ahí y que esperan sacarse el vestuario e irse a comer algo del catering.

Hay, además, una leve pero notoria aceleración de la imagen, como si los cuerpos se desplazaran ligeramente más rápido que lo habitual por el espacio. No podría determinarlo con claridad (¿tendrá que ver con la falta del “motion blur” típico de los 24fps?), pero ésa es la sensación que da, especialmente en las escenas de acción o con mucho movimiento. La combinación de eso, el hiperrealismo y el 3D puede generar una sensación de mareo, cansancio o agotamiento visual. No es grave, de cualquier modo. Ese es el menor de los problemas.

The_Hobbit__An_Unexpected_JourneyEntiendo y asumo que somos seres de costumbres, y especialmente los espectadores que crecimos viendo 35mm y 2D, tenemos más dificultades con esa claridad de video digital que tiene buena parte del cine contemporáneo. Digo esto porque muchos se fastidiaron cuando la proyección pasó de analógica a digital hace unos años y ahora no parece molestarle a demasiados. Lo mismo con las sensaciones raras que generaba el 3D. El ojo se habitúa, empezamos a procesar esas imágenes de otra manera, nos acostumbramos. Pero tarda y no es sencillo.

No digo que el 48fps vaya a ser problemático siempre. Imagino que dentro de 10 o 15 años, si todas las películas se hacen así, nosotros nos habremos acostumbrado y las nuevas generaciones hasta la preferirán. Hagan un poco de memoria: cuando salieron los DVDs nos parecían de una calidad asombrosa y hoy los ponemos en una TV de 32′ y se ven mal. El Blu Ray parecía insuperable, pero ya se habla de que en breve habrá televisores de 4K (el cuadruple de definición). Y así, con todo.

peter-jackson-hobbit-48fpsHoy, sin embargo, tengo la sensación de que para poder exhibir en 48fps hay que encontrar un tema apropiado (tal vez un drama realista y contemporáneo, algo que no exija una muy alta “suspensión de la incredulidad” para entrar en la propuesta) y, obviamente, tener un equipo técnico capaz de estar a la altura del desafío de que se vea todo con una claridad enorme. Acá las fallas y los defectos no se pueden ocultar y la posibilidad de “quedarse afuera” por ese tipo de cosas de la película está latente todo el tiempo.

Me gustaría ver 48fps en 2D en una película que no exija rendirse a tanto artificio, que no deje la sensación de estar jugando son soldaditos o con muñequitos de esos que venían adentro de los chocolatines. Ver cómo funciona en una situación, digamos, normal. Con EL HOBBIT sigo sin darme cuenta si el problema es el sistema o la combinación de elementos (hiperrealismo versus fantasía), más el 3D. Hasta entonces, no sabré del todo qué pensar.

Por ahora, no me convence. Pero esto recién empieza…