Lo mejor de 2012: Estrenos internacionales

Lo mejor de 2012: Estrenos internacionales

por - Críticas
17 Dic, 2012 11:46 | comentarios

El primer balance cinematográfico del año que se puede hacer es el de los estrenos comerciales, ya que uno sabe que queda poco y nada por estrenarse de aquí a fin de año, más allá de la muy buena FAUSTO, de Aleksander Sokurov, que no alcanza a estar entre mis preferidas de 2012. Empezaremos por las […]

Top 10 - 35-rhumsEl primer balance cinematográfico del año que se puede hacer es el de los estrenos comerciales, ya que uno sabe que queda poco y nada por estrenarse de aquí a fin de año, más allá de la muy buena FAUSTO, de Aleksander Sokurov, que no alcanza a estar entre mis preferidas de 2012. Empezaremos por las mejores películas internacionales. A diferencia de otros años, esta vez no se me hizo nada difícil llegar a la lista. Tengo la impresión de que las muy buenas películas del año son pocas y no tuve la necesidad, como otros años, en ir cortando dolorosamente a partir de 40 o 50 hasta llegar a las mejores 10. De hecho, armar el “pack” de 20 que ven acá no me costó mucho, sólo algunas pocas valiosas se quedaron afuera… y hay otras que seguramente también podrían estar pero que aún no vi.

Sin más preámbulos, vamos a la lista, del 20 al 1, con un breve comentario adjunto.

top 10 kevin20- TENEMOS QUE HABLAR DE KEVIN, de Lynne Ramsay. Oscura, truculenta, con excelentes actuaciones y un tono pesadillesco que hoy, tras la matanza escolar de Connecticut, cobra un actualidad que ya no es tan inesperada. Es la película que un reciente padre no debería ver…

19. J. EDGAR, de Clint Eastwood. Densa y penetrante mirada a la vida pública y privada del director del FBI durante décadas. Más allá de algún maquillaje desaforado, se trata de la película más oscura y grave de Clint en mucho tiempo.

18. ESSENTIAL KILLING, de Jerzy Skolimowski. La fuga y posteriores desventuras de Vincent Gallo en esta película casi silenciosa acerca de un hombre tratando de liberarse de lo que parece ser un mundo controlado, de distintas maneras, por fuerzas de seguridad reales e imaginarias.

17. FIGURAS DE GUERRA, de Sylvain George. Las vidas de una comunidad de africanos apostados en Calais mientras esperan emigrar hacia Gran Bretaña es el material con el que George construye un documento político crudo y detallado de la Europa actual, yendo desde lo específico hasta lo universal.

16. EL TOPO, de Tomas Alfredson. El thriller de espionaje internacional en su versión anti Bond, casi realista y de una pasmosa cotidianeidad que apenas deja ver un universo de engaños y secretos. De las mejores adaptación de una novela de John Le Carré, sino la mejor…

top 10 argo-ben-affleck15. ARGO, de Ben Affleck. Si EL TOPO es el anti Bond (de paso, SKYFALL no está mal y podría haber entrado en esta lista tranquilamente), la película de Affleck está a mitad de camino entre ambas, jugando con el realismo político enmarcado dentro de una ficción heroica que la convierte en un objeto cinematográfico muy particular y de difícil lectura. Es una película sobre el cine, no sobre los rehenes en Irán.

14. TED, de Seth MacFarlane. Si no fuese por algunos chistes tópicos, de salón (¿hace falta hacer bromas sobre Taylor Lautner o Susan Boyle?), la película estaría más arriba en mi ranking. Hacía mucho que no me reía tanto y de manera tan sostenida con una película que, además, logra que la broma más pesada sea contada con el más inocente de los tonos. Un gag simple (“película de una sola broma”, como le dicen), pero ejecutado a la perfección.

13. EL MAL DEL SUEÑO, de Ulrich Koehler. Esta historia de un médico alemán “perdido” en Africa es una suerte de misterio existencial/sobrenatural convertido en un mentiroso thriller.

12. LA SEPARACION, de Ashgar Farhadi. El filme iraní tiene algo de aquello que decía Renoir acerca de que “todo el mundo tiene sus razones”. Un planteo casi policial de película de juicio en el que uno ya no sabe quién tiene la razón o si, tal vez, a su manera y dentro de su lógica, todos los protagonistas la tengan. O ninguno…

11. LOS DESCENDIENTES, de Alexander Payne. Del cine de Payne siempre me va a fascinar su manera de utilizar los mecanismos clásicos de la comedia dramática y subvertirlos con toques de extraña disonancia: los choques entre el humor y el drama no responden a la lógica casi cartesiana de estos géneros, pero tampoco rechaza el género. Lo reacomoda, con resultados siempre sorpresivos.

TOP 10

mission-impossible-ghost-protocol10. MISION IMPOSIBLE: PROTOCOLO FANTASMA, de Brad Bird. Si alguno creía que, por venir de la animación, Bird (LOS INCREIBLES) iba a tener problemas en llevar a cabo escenas de acción en vivo, esta película quita toda duda. Un ejemplo de puesta en escena para un filme de suspenso redondo, eficiente y efectivo. La cambiante línea de directores de la saga continúa manteniendo un muy alto nivel. El año tuvo algunos buenos tanques de acción (VENGADORES, EL CABALLERO OSCURO, 007: OPERACION SKYFALL, EL LEGADO BOURNE), pero este los supera a todos.

9. TOURNEE, de Mathieu Amalric. Bella, divertida y a la vez melancólica historia de un grupo de muy particulares artistas de cabaret de gira por pueblitos de Francia al comando de un muy bizarro “productor”. Las peripecias de un “grupo humano maravilloso”, en el sentido más generoso de esa frase.

8. FRANKENWEENIE, de Tim Burton. Fue un muy buen año este para Burton, aunque no en lo comercial, ya que ninguna de sus dos películas de 2012 (la otra fue SOMBRAS TENEBROSAS) anduvieron muy bien en taquilla. Esta película, especialmente, genera la sensación de ser un proyecto cuidado, querido y personal. Una “labor de amor”, como dicen, fuera de todo cálculo comercial y a años luz de ALICIA EN EL PAIS DE LOS MILLONES DE DOLARES. Es una pena que el fracaso tal vez lo obligue a volver a poner sólo las marcas de estilo en subproductos sin vida…

7. FUERA DE SATAN, de Bruno Dumont. El cine de Dumont sigue siendo áspero, crudo, rugoso y angustiante. Su mezcla de realismo y misticismo, sin embargo, va encontrando en sus últimas películas expresiones particularmente intensas. La historia de una especie de vago, solitario y oscuro personaje, y su relación con una chica del pueblo en el que vive, cobra dimensiones espirituales que sólo Dumont puede obtener. Es el choque entre estos tonos, y la fricción que genera, lo que dan grandeza a este filme.

6. UN REINO BAJO LA LUNA, de Wes Anderson. El mundo ensimismado y muy personal de Anderson se transmite de la mejor de las maneras a través de esta historia de amor de dos chicos de 12 años que se buscan y se encuentran en medio de una suerte de extraña cacería en una isla. Un cuento de hadas moderno en una historia pequeña con una sensibilidad enorme.

top 10 muppets5. LOS MUPPETS, de James Bobin. Nadie imaginaba que este reencuentro con estos viejos y queridos personajes iba a resultar iba a generar una película tan graciosa, amable, humana, divertida, generosa y emocionante como esta. El filme tiene todo lo que tiene que tener para convertirse en un verdadero clásico para toda la familia. Uno de verdad…

4. COSMOPOLIS, de David Cronenberg. Acaso sea la opción estética opuesta a LOS MUPPETS: frialdad, sequedad, abstracción pura. La película de Cronenberg es una suerte de tratado estético y político más cercano a los filmes de Straub o Godard que al cine del propio realizador. Fascinante poder entrar en él y explorarlo.

3. EL CHICO DE LA BICICLETA, de Jean Pierre y Luc Dardenne. Muchos la consideraron una película menor, una más, de los Dardenne, pero cada vez más me queda la sensación de que no sólo no es eso, sino que aquí empiezan a entrar en una zona -en un territorio- más amable y esperanzado. Una película sobre las distintas formas de la redención.

2. CABALLO DE GUERRA, de Steven Spielberg. Nada de lo cinematográfico le es ajeno a Spielberg y como prueba está esta película imposible desde lo conceptual (casi un viaje en el tiempo, estéticamente, al cine de los años ’40), que el hombre saca adelante como si fuera la reencarnación de John Ford. Noble y emotiva. Maravillosa.

top 10 - 35_rhums1. 35 RHUMS, de Claire Denis. La “película japonesa” de Claire desarma a cualquiera con la historia de la relación entre un padre y su hija cuyas vidas se conectan con la de un grupo “familiar” aún más grande, una comunidad de seres que se necesitan unos a otros, como necesitan su trabajo, sus amores y sus tragos de ron. Vidas vividas y compartidas, generosamente, con todos nosotros.