Cannes 2013: «Only Lovers Left Alive», de Jim Jarmusch (Competencia)

Cannes 2013: «Only Lovers Left Alive», de Jim Jarmusch (Competencia)

por - Críticas
25 May, 2013 09:02 | comentarios

Un divertimento, una broma interna, un jueguito, un gusto que hay que darse en vida, una lateral forma de hacer una autobiografía personal y de la vida en pareja. Todo eso -y nada de eso- puede ser ONLY LOVERS LEFT ALIVE, la película de Jim Jarmusch presentada aquí en competencia en la que el director […]

RZ6A7363.JPGUn divertimento, una broma interna, un jueguito, un gusto que hay que darse en vida, una lateral forma de hacer una autobiografía personal y de la vida en pareja. Todo eso -y nada de eso- puede ser ONLY LOVERS LEFT ALIVE, la película de Jim Jarmusch presentada aquí en competencia en la que el director de DOWN BY LAW hace su debut en el cine de vampiros. No, no es una película de terror sino una comedia negra, entretenida, como si Tim Burton se hubiera fumado algo, bajado a la Tierra y puesto a contar bromas con sus amigos…

En realidad, da la impresión de que poco le interesa a Jarmusch el homenaje interno al cine de vampiros. No es esta una película de neo-terror ni una comedia gótica en la que un personaje tiene una remera de Bela Lugosi y otro una de Fangoria. No hay bromas sobre el cine, prácticamente, ni referencias, salvo alguna como EL GABINETE DEL DR. CALIGARI. El mundo que le fascina a Jarmusch es otro -el rock más oscuro de los ’50, la poesía del siglo XIX, Shakespeare vs. Marlowe, un poco de cultura pop- y los vampiros en cuestión son, en su universo, los últimos románticos que no quieren dejar, digamos, el vinilo para escuchar canciones en YouTube.

jarmusch2Tom Hiddleston y Tilda Swinton interpretan a Adán y Eva (sí, se llaman así, no queda claro si deberían ser los mismísimos Adán y Eva). Son una pareja de vampiros sin mucho para hacer y con mucho tiempo para hacerlo. Cuando el filme arranca él está en Detroit, en su casa, escuchando música y luego comprándole guitarras clásicas a un «zombie» (como ellos llaman al resto de los humanos no-vampiros) que es casi su único contacto con el mundo exterior. Además, Adán hace música en su casa, con sus guitarras y equipos vintage.


Eva está en Tánger, leyendo poesía, tomando la mejor sangre posible y compartiendo momentos con su amigo Christopher Marlowe (John Hurt) que jura  y perjura ser quien escribió las obras atribuidas a Shakespeare. Durante la primera parte del filme, en tono de comedia fumada de 3am, Jarmusch habilitará a sus protagonistas para hacer bromas -algunas predecibles, otras con referencias para entendidos, la mayoría muy graciosas- mientras se pasean como si fueran decadentes estrellas del glam de los ’70, entre Alice Cooper, Marc Bolan y Siouxsie con un toque de Nick Cave.

jarmusch1En un momento del filme se reunirán ya que Adán tiene algunas tendencias suicidas y Eva quiere cuidarlo. Luego aparecerá Ava (Mia Wasikowska), la hermana menor de Eva, a la que no ven hace… 87 años. Ella es más joven e impulsiva, se mete en problemas y amenaza con complicar la nocturna y tranquila seguridad de su hermana y su cuñado que no hacen más que quedarse en casa jugando al ajedrez y bebiendo sangre que Adán saca de un hospital, y cuyo gran placer es salir en un auto a dar vueltas de noche por la destrozada Detroit, un lugar más que apto para este tipo de personajes.

Las bromas, los conflictos y choques culturales no desaparecerán del todo en la segunda parte del filme pero irán dando paso, sobre el final, a un clima más triste y melancólico, en el que la muerte, la pasión y el cansancio harán que los protagonistas se cuestionen su estancia sobre la Tierra. En ese momento el filme gana en gravedad y supera, si se quiere, la sensación de estar viendo una simpática broma para convertirse en una reflexión un poco más amarga pero finalmente esperanzada sobre la cultura contemporánea.

jarmusch4Uno podría pensar que Adán y Eva no son otra cosa que «alter egos» de Jarmusch y su mujer, coguionista y -según los créditos- «musa inspiradora» del filme. Se los puede imaginar como dos seres solitarios y enamorados entre sí (el más solitario que ella), que pasan mucho tiempo separados por trabajo, y que se dedican a bromear y reflexionar sobre el mundo que los rodea y las diferencias que tienen con él, algo que queda clarísimo en muchas de las bromas tópicas que tiene la película.

ONLY LOVERS LEFT ALIVE es la película más amable y accesible de Jarmusch en mucho tiempo -tal vez en toda su carrera- y tiene marcada a fuego las palabras «película de culto». No es cine de vampiros en el sentido clásico -hay poquísimos elementos de los que hacen a las tramas típicas del género-, pero si transmite la sensación de «estar» con esas almas ancianas y cansadas, enamoradas pero agotadas, que viven rodeadas de nostalgia por el tiempo y la poesía perdida, y que encuentran poco placer en el aquí y ahora. Bah, salvo por el hecho de que les gusta Jack White. Tal vez porque es, de verdad, un séptimo hijo varón…