TV: «Breaking Bad – Granite State»

TV: «Breaking Bad – Granite State»

por - Críticas
23 Sep, 2013 11:58 | comentarios

Después de un episodio cargadísimo como el anterior, casi resultó un respiro este anteúltimo capítulo de BREAKING BAD, el típico momento narrativo en el que las cosas se reacomodan para lo que parece ser un zarpazo definitivo en el cierre. Al episodio se lo sintió extraño, raro. Con otros escenarios, otros tiempos y un nuevo […]

breakingbad515bDespués de un episodio cargadísimo como el anterior, casi resultó un respiro este anteúltimo capítulo de BREAKING BAD, el típico momento narrativo en el que las cosas se reacomodan para lo que parece ser un zarpazo definitivo en el cierre. Al episodio se lo sintió extraño, raro. Con otros escenarios, otros tiempos y un nuevo personaje: casi que no parecía la misma serie que conocimos. Y, a la  vez, tuvo algo de «after party»: al menos a mí me quedó la sensación que los personajes (salvo Jesse) ya estaban listos para irse a casa y que quedarse circulando dos episodios más era casi como innecesario. Como siempre, están invitados a discutir y a «spoilear» en los comments.

De cualquier modo, y en su curiosa forma narrativa, mucho tiempo pasó en el episodio, con Todd cobrando un protagonismo inusitado muy poco tiempo atrás y con el retorno de Lydia, cuyo deseo de no quedar expuesta puso y tal vez pondrá en riesgo a Skyler (aquel encuentro y maltrato entre ambas en el lavadero de autos era importante) en el final.

Por el lado de Jesse, su ingenioso aunque fallido escape le jugó en contra. La muerte de Andrea lo condenó aún más a su «esclavitud» y ya ni se debe atrever a escaparse por que sabe que derivará en una muerte segura de Brock. No sabemos qué sucedió con Jesse en el tiempo que pasó entre el principio y final del episodio (no me quedó claro cuanto era, pero por el crecimiento del pelo de Walt deben haber sido varios meses) y ése es uno de los puntos más intrigantes de este episodio. Entendemos -por la entrevista televisiva con los viejos socios de Walt- que Jesse sigue ahí cocinando su «blue meth», pero hay que ver las circunstancias.


breaking-bad-granite-stateLa epopeya de Walt, por su parte, y el misterioso hombre que hace desaparecer gente (el gran Robert Forster) fue, casi, de otra película. Todo parece salirle mal: su fallido intento de convencer a Saul de irse con él demostró que hoy ya no asusta a nadie, la cabaña y el lugar que le consiguieron para vivir son bastante inhóspitas (aunque tienen su encanto, digamos) y su hijo ni siquiera acepta que les envíe dinero. El grito de «why don’t you just die?» de parte suya es terrible para Walt y decide directamente entregarse, pero en otra de esas casualidades típicas de la serie, ver a sus viejos socios de «Gray Matter» ninguneándolo lo hace cambiar de idea y decidir volver al ruedo: ir por su dinero  (aunque nunca sabremos cómo piensa hacérselo llegar a su familia) e inmolarse en el hecho.

Igual, creo yo, es clave en este episodio es el regreso del cáncer de una manera más violenta. Walt sabe que no le queda nada para vivir y que no tiene nada que perder. Es una especie de bestia salvaje enjaulada que sigue creyendo que fue malinterpretado y que todo lo que hizo estaba justificado por su «familia». Su cuerpo no quiere más y da la impresión que ha decidido que su final será violento y salvaje.

Luego del break temporal (que vemos por la barba y el pelo de Walt) sabemos poco de los demás. Se nos dice que Skyler no tiene dinero para una buena defensa y que usa su apellido de soltera (Lambert, como el que usa él!) en el patético trabajo que tiene, pero no la vemos. Ni a Marie ni a Jesse. Por los diarios, la televisión y un poco de Junior nos enteramos de algunas cosas, pero no es muy claro adonde es que va a ir Mr. White. Eso sí, que va rumbo a su muerte parece algo seguro. El tema es ver si cae alguien más en la contienda.

breakingbad515cDos momentos temibles del episodio tuvieron que ver con Todd. Más allá de que muchas decisiones narrativas del episodio estén excesivamente ligadas a su pasión no correspondida por Lydia (al menos en lo que vimos), hoy parece haberse convertido en el malvado más temible de todos: mata a Andrea («no es nada personal»), tortura a Jesse, amenaza con quitarle el bebé a Skyler (el momento en que aparecen todos encapuchados me hizo saltar de la silla) y convence a Lydia de seguir cocinando con su «blue meth de 92%» de pureza.

El episodio tuvo algunos momentos raros de actuación y de puesta en escena. En ese sentido, no me pareció tan convincente como los anteriores. En lo narrativo, como dije antes, fue un capítulo de organización: poner las piezas en sus respectivos lugares para el final golpe de gracia. Ahora sí, con casi todo el andamiaje ubicado, lo que queda por definir es quién caerá en la contienda final. Se aceptan las apuestas!

Apuntes varios:

-La frase: «Just shut up. Just stop it. Stop it. I don’t want anything from you. I don’t give a shit. You killed Uncle Hank. You killed him! What you did — just shut up. Just leave us alone, you asshole. Why are you still alive? Why won’t you just die already? Just die.» (Walt Jr.)

-A veces me pregunto si se investigan los asesinatos de Andrea, los «cocineros» de Lydia hace unos episodios, el chico del tren, etc. ¿Alguien busca a los culpables? ¿Alguien los encuentra? ¿A alguien les importa esos muertos? ¿O sólo buscan y se preocupan cuando matan a un agente de la DEA o a un policía?

-Me interesa cómo la serie usa la excusa «familiar» para todos los actos salvajes de Walt. En ese sentido, está como torciendo de una manera casi revolucionaria una idea que se utiliza casi siempre, especialmente en el cine norteamericano, para justificar muchos actos potencialmente cuestionables. La serie parece decir: hacer las cosas en pos de una idea de «familia» no justifica absolutamente nada…

-Ya es tarde, pero no era un mal plan que aparezcan «los checos», esos tan temidos traficantes que trabajan con Lydia. Un enfrentamiento entre ellos y los neonazis habría sido genial: la Tercera Guerra Mundial en Albuquerque. Después de todo, son más que importantes: ellos fueron, seguramente sin quererlo, el motor de muchos de los sucesos de la última temporada.

-Qué personaje patético se ha vuelto Walt. Ahí, en el bar de pueblo, tomando whisky y planeando una venganza absurda. Del inteligente, cauto y profesional maestro vuelto cocinero de drogas a este hombre deshecho y desesperado: en un año y algo parece que le hubiese pasado un tren por encima. Y no es por el cáncer, ya que la enfermedad la tuvo siempre.

-Buena elección la de Forster, ese tipo de duro sensible le sale bastante bien. Pensé, al verlo, que sería un personaje más agresivo y peligroso, pero se ve que por dinero se vuelve dulce. Un gran momento del episodio -tristísimo también- es cuando Walt le ofrece pagarle 10 mil dólares para que se quede dos horas con él y le negocia una. Y cuando le dice que le prometa que, si muere, le dará el dinero a su familia. Deprimente…

-Espero el momento cruento en el que Lydia lo ignore a Todd y el pibe le pegue un tiro en la cabeza y se le caiga una lagrimita. Una sola…

-¿¿¿Y si en lugar de ir a matar a los neo-nazis Walt está yendo a matar a los de Gray Matter, Gretchen y Elliott??? ¿Cómo lo ven? No tendría ninguna lógica, en realidad, pero con Walt en este estado no se sabe…

-La frase (2): «Mr. Magorium’s Wonder Emporium. Two copies.»

-Y, finalmente, el «ricin», ese temido veneno. ¿Para quién será?