TV: «Breaking Bad – To’hajiilee»

TV: «Breaking Bad – To’hajiilee»

por - Críticas
09 Sep, 2013 11:18 | comentarios

No tengo dudas que el episodio 5.13 de BREAKING BAD dejó a todos los fans de la serie con la boca abierta, conteniendo la respiración. Los últimos 20 minutos del capítulo fueron intensísimos, de los más atrapantes de toda la saga, con una serie de revelaciones y cambios que terminaron en un tiroteo de inusual […]

breakingbad513aNo tengo dudas que el episodio 5.13 de BREAKING BAD dejó a todos los fans de la serie con la boca abierta, conteniendo la respiración. Los últimos 20 minutos del capítulo fueron intensísimos, de los más atrapantes de toda la saga, con una serie de revelaciones y cambios que terminaron en un tiroteo de inusual dureza y volumen que fue interrumpido «en media res» para continuar en el próximo episodio. Una aparente situación sin salida -para Hank y Gomez, por lo menos- en la que, por más deus ex machina que saquen Vince Gilligan y su banda de astutos guionistas, da toda la impresión de que algún personaje clave de la serie va a caer.

Como saben, la reseña del episodio está llena de spoilers y sólo es para los que lo vieron (o para los que no les molesta enterarse) y el debate está abierto para seguir en los comments.

Si bien se trató de un episodio más de acción que de «desarrollo de personajes», para mí lo mejor estuvo en sus breves pero contundentes situaciones dramáticas. En términos de puesta en escena y suspenso, más allá de algunos trucos de guión un poco forzados (más adelante me explayaré sobre esto), se trató de un episodio impecable. Allá donde algunos de los anteriores parecían tener algunas dificultades «formales», aquí todo estuvo casi perfectamente ensamblado para llegar a un final potentísimo. Pero, para mí, lo mejor del episodio está en que Walt parece haber vuelto a ser el del principio de la serie: culposo, temeroso, confundido, engañado y superado por otros. El Heisenberg infalible e imbatible hoy parece lejano y a Walt lo engañan con una foto trucha y un truco de GPS que en otras épocas habría adivinado.


breakingbad513La admisión de la fragilidad, la reaparición del cáncer y la imposibilidad de matar o enfrentar con un arma a Hank lo termina convenciendo de que no le queda otra que rendirse. Y así es como BREAKING BAD tiene un posible final que -por motivos obvios, faltan tres episodios más- no iba a ser: Walt esposado por Hank, engañado por Jesse, rendido ante La Ley. Pero la aparición de Todd, Jack y la banda de neo-nazis volvió a poner las cosas, extrañamente, en donde estaban antes. Extrañamente, digo, porque para Walt (para todos, bah) la situación carcelaria parece mucho más deseable que ser aniquilado por un arsenal de ametralladoras.

El episodio se dividió claramente en dos partes. Por un lado, los primeros 25 minutos, que se centraron, paralelamente, en los planes de Walt para agarrar a Jesse y dejarlo en manos de «la gente del Tío Jack» y los de Hank y Jesse amenazando a Walt con quemarle su dinero, ese «lugar» que, Jesse sabía, Walt no iba a dejar desprotegido. Y, por otro, los últimos 20 minutos en los que es evidente que el plan de Jesse es el que funciona (el de Walt es pésimo, indigno de Heisenberg) y se produce la rendición y luego el violento choque en el desierto.

breakingbad513bEn función de la última parte queda claro que la primera fue una serie de engaños y distracciones narrativas, algunas más interesantes y logradas que otras. Tal vez a esta altura de la serie uno se pone excesivamente exigente con la lógica de cada episodio, pero hay que reconocer que muchas de las vueltas de guión que condujeron al enfrentamiento fueron un poco forzadas. Veamos, parte por parte:

-El mejor fue el ángulo menos importante por ahora: el hecho de que Todd no logra «cocinar» metanfetamina tan bien como Walt. Eso no sólo tiene sentido sino que es un buen enganche como «método de pago» para los neonazis. Hay que ver que rol juega esa extraña fascinación que Todd tiene por Lydia. Es uno de los ganchos abiertos para el final…

-La idea de Walt de llevar a Jesse a lo de Brock es por lo menos mediocre y Hank se la saca de encima en un segundo. Es cierto que Walt no sabe que Hank está con Jesse, pero hasta Jesse se habría dado cuenta del truco.

-El «secuestro» de Huell y los trucos para convencerlo de que diga donde está el dinero tampoco parecen el colmo de lo convincente, pero supongamos que funcionan. De este segmento me parece intrigante la idea de que Saul ande con un chaleco a prueba de balas. ¿Tendrá alguna función sobre el final?

breakingbad513c-Me gustó mucho la escena en el lavadero de autos con Walt Jr. y el gesto de Walt cuando lo ve trabajando con su madre. Una mezcla de orgullo y dolor de saber que -por la enfermedad, la cárcel o lo que sea- muy probablemente Walt no pueda seguir junto a su familia. Un segundo después le suena el teléfono con la llamada de Jesse y la marcha hacia el final comienza.

-La llamada de Jesse a Walt y el viaje en auto son intensísimos (y Jesse se despacha con tres «bitch» al hilo) y revela que Walt está más débil y confundido que nunca. En otra época, esa foto trucha y esa imposición de no cortar el llamado mientras habla habrían generado dudas en un más seguro Walt. Hoy, acaso por la presión de perder el dinero, el hombre no solo es engañado para revelar donde está el dinero con su propio GPS sino que además confiesa en el teléfono una serie de crímenes que lo condenarían (si es que alguien grabó la llamada). BREAKING BAD es una serie que no podría haber existido sin la telefonía móvil, admitámoslo. Me gustó que en este segmento nunca corten para mostrar a Jesse: sólo lo escuchamos gritar, amenazante.

-El mejor momento del episodio, y de los mejores de toda la serie, es la rendición de Walt y su mezcla de sorpresa y bronca a ver a Jesse y Hank unidos en contra suyo. Decenas de emociones aparecen en ese momento: la sensación de ya no poder seguir, la imposibilidad de enfrentarlos violentamente y, tal vez, la admisión (para sí mismo) de haber llegado demasiado lejos. Esos minutos entre que deja el arma y es ubicado en el auto por Hank son extraordinarios. Y la atmósfera de western le otorga un clima aún mayor.

bblambert-Lo que pasa al final es impresionante aunque -ya un clásico en BREAKING BAD– al límite de lo creíble: el llamado a Marie y la demora de Hank en irse de ahí es excesiva (es cierto, él no sabía que alguien podía aparecerse y Walt creía que los neonazis no vendrían) y la llegada de los «muchachos» muy calculada, aunque plausible. Hubiera preferido que cortaran el episodio en el «stand-off», antes del inicio del tiroteo, pero es cierto también que ese minuto final deja las palpitaciones al máximo.

Dudas: ¿Por qué Jack no escucha los pedidos de no disparar de Walt ni Hank presta atención al pedido de Jack de mostrar las credenciales policíacas? ¿Cómo esas ocho bestias con ametralladoras no logran darle a Hank y Gomez al principio? ¿Ninguno de esos cañones atraviesa el auto que protege a Hank/Gomez/Walt o los vidrios con los que apenas se cubren los demás? (Nota: algunos dicen que Gomez está herido, yo no lo noté).

Al final, da la sensación de que Hank no podrá zafar esta vez. Pero nunca se sabe. Quizás, en una inversión de roles del Séptimo de Caballería la no casualmente anunciada «patrulla de la tribu» (la policía de la reservación, digamos, que apareció en la tercera temporada) puede aparecerse para sumar un nuevo componente al caos. Gilligan ha dado mil pruebas de que las cosas cambian de manera sorpresiva cuando uno menos se lo espera. Y más entre episodio y episodio. Por algo, supongo, decidió cortar ahí y no antes ni después.

Dudo sobre si fue una buena idea el «flash-forward» de Walt convertido en «Mr. Lambert» y celebrando su 52º cumpleaños. Salvo que sea un truco narrativo raro (como un sueño), lo que hoy pasa es que sabemos que a Walt no lo van a matar acá y si va a la cárcel no será por mucho tiempo, ni se va a morir por su enfermedad. Espero que tenga un sentido importante luego, porque por ahora baja los niveles de tensión de muchas de las escenas.

Otra cosa que no me convence del todo es la necesidad de poner un nuevo villano en la serie. Me refiero a Todd, Jack y su grupito. De ese modo es claro que el espectador se va a identificar con cualquiera de los viejos conocidos poniendo al enemigo «afuera». Se me hacía más interesante la idea de tener que elegir simpatías entre los contradictorios personajes de la serie. De esta manera parece que si todos se liberan de esta pandilla los problemas se acaban. Creo que no era momento para empujar a un primer plano a un nuevo villano.

Insisto: en una película, llevado por el ritmo narrativo continuo, uno no sería tan quisquilloso con este tipo de detalles. Pero una serie pone «pausa» y te deja una semana entera para analizar lo que pasó (o un año, entre temporadas) y es ahí donde uno empieza a hurgar y a encontrar pequeños agujeros. No son importantes, claro. BREAKING BAD es apasionante y nunca se planteó como una serie extremadamente realista. Aquí lo que prima es la tensión y la emoción, y mientras la lógica de los personajes no se traicione, estamos dispuestos a suspender nuestra incredulidad un poco más de lo normal. La serie se lo ganó con creces.