Festival de Roma: Marra, Coixet, Pirselimoglu, D’Agata, De la Iglesia, Locatelli, Vallée

Festival de Roma: Marra, Coixet, Pirselimoglu, D’Agata, De la Iglesia, Locatelli, Vallée

por - Críticas
19 Nov, 2013 06:23 | Sin comentarios

Empezamos a recapitular el Festival de Roma, un evento del que formo parte y que, en parte por eso, recién ahora logro sentarme a analizar con algo más de distancia. Vi muchas, muchísimas películas (y hablo solo de las programadas, obvio), con lo cual no me queda otra que hacer un resumen bastante sintético de […]

roma logoEmpezamos a recapitular el Festival de Roma, un evento del que formo parte y que, en parte por eso, recién ahora logro sentarme a analizar con algo más de distancia. Vi muchas, muchísimas películas (y hablo solo de las programadas, obvio), con lo cual no me queda otra que hacer un resumen bastante sintético de cada una de ellas, destacando sólo las que considero más relevantes a lo largo de lo que serán varias entregas.

Por motivos obvios dejo a los otros analizar si la programación fue buena o no lo fue, si fue mejor que el año pasado o no lo fue y cómo se compara/relaciona con otros festivales. A mí me alegra la gran participación de cine de América Latina (tres películas en competencia y otras tantas en CinemaXXI) y si bien me habría gustado que alguna de ellas recibiera un premio, la labor de los jurados no me compete. Cada cual con sus preferencias. Así que, sin más preámbulos, a las películas.

roma lamministratoreL’AMMINISTRATORE, de Vincenzo Marra (CinemaXXI) Como su título lo dice, el filme trata de un administrador de departamentos de Nápoles que Marra sigue en su trabajo cotidiano, charlando, discutiendo y negociando con los vecinos, inquilinos y propietarios de diversos lugares. El largo filme se transforma en una especie de sociología de la pequeña conversación urbana, encontrando en los resquicios de ese mundo un lugar para armar una suerte de retrato urbano moderno, claramente ligado al pasado más allá de los cambios de formas. El concepto de “vecino”, al menos en Nápoles, parece no haber cambiado tanto de lo que era décadas atrás, y eso queda más que reflejado en este filme.


roma anothermeANOTHER ME, de Isabel Coixet (España-GBR/Competencia) De haberse decidido, de hecho, a ir directamente al corazón del género y hacer una película de terror, Coixet podía haber sorprendido con esta historia de una chica que cree estar siendo perseguido por su “otro yo” sin saber si se trata de un evento sobrenatural o de una trampa de sus celosas compañeras de colegio. La trama bastante delirante daba para una puesta en escena similarmente delirante (de película de horror japonesa, digamos), pero al haber apostado a hacer algo parecido al drama psicológico la película pierde puntos y revela más claramente sus debilidades formales y, especialmente, narrativas. La protagoniza Sophie Turner, para los fans de GAME OF THRONES. 

roma imnothimI AM NOT HIM, de Tayfun Pirselimoglu (Turquía/Competencia) La sorpresa de esta sección competitiva fue, para mí, esta suerte de versión turca de VERTIGO, de Alfred Hitchcock, en la que un hombre oscuro y solitario que trabaja como cocinero se relaciona con una mujer, compañera de trabajo, casada con un presidiario que se dice peligroso. En el medio del filme una serie de sucesos (que conviene no revelar) nos hace pensar que el asunto puede ser, metafísicamente hablando, un poco más complicado que lo que parece, y allí el filme turco apuesta por el misterio y la intriga no sólo acerca de la identidad de los protagonistas sino sobre la propia realidad de lo que estamos viendo. Severa y oscura, nos va llevando lentamente en un viaje que resulta finalmente atrapante.

roma AtlasATLAS, de Antoine D’Agata (Francia/CinemaXXI) Reconocido fotógrafo de la agencia Magnum, D’Agata aplica su entrenado ojo a los cuerpos (y las voces) de un grupo de adictos graves que sobreviven en lugares y situaciones muy precarias, muchos de ellos prostituyéndose. Si en los papeles suena como una propuesta insoportable y/o morbosa hay que decir que en realidad no lo es tanto, ya que el director los filma desde una distancia respetuosa, casi como si fuera el backstage de una sesión de fotos pero otorgándole una voz (en off) a sus historias y experiencias. Se puede discutir si no le aplica a ellos un lente excesivamente estetizante y es en esa discusión, también, donde está lo más rico de esta película dura, bella y problemática.

LAS BRUJAS DE ZUGARRAMURDI, de Alex de la Iglesia (España/Fuera de competencia) La crítica salió publicada en OtrosCines.com en ocasión del estreno argentino del filme y se puede leer acá.

roma i-corpi-estraneiI CORPI ESTRANEI, de Mirko Locatelli (Italia/Competencia) Un hombre (Filippo Timi) acompaña a su pequeño hijo, que tiene cáncer, a lo largo de una serie de días en los que ambos deben vivir en un hospital en la previa de una operación y en los días posteriores. Pero más que centrarse en eso el sobrio, seco y pequeño filme italiano se ocupa de la relación entre este personaje, bastante racista, y la familia de origen árabe con la que comparte muchos de los días de espera en los pasillos del hospital, unidos en el dolor aunque seaprados por las tensiones raciales. Si bien la película presenta una situación previsible, el director opta por conducir la trama por caminos impensados, evitando en gran medida todo tipo de sensiblería y prefiriendo apostar por la descripción de los personajes y sus contradicciones en el marco de situaciones cotidianas como arreglar un auto que no funciona bien.

roma dallasbuyersclubDALLAS BUYERS CLUB, de Jean Marc Vallee (Estados Unidos/Competencia) Las críticas en los Estados Unidos no terminan de hacerle justicia a esta extraordinaria película que es mucho más que las impresionantes actuaciones (y transformaciones físicas) de Matthew McConaughey y Jared Leto. Este relato acerca de un cowboy homofóbico que, en los 80, contrae sida -en una época en la que la enfermedad era vista como “la peste rosa”- no es sólo la historia de una transformación sino un retrato íntimo de la vida con HIV en esos temibles años. Sin sentimentalismos ni lecciones de vida, Vallée cuenta la historia de un hombre que, por motivos puramente personales, desafía a un sistema que no logra hacer nada contra la enfermedad y pone “palos en las ruedas” para su tratamiento, convirtiéndose sin quererlo en un héroe de muchos en el proceso. McConaughey es salvaje, desesperado y emocionante en un rol al que se lanza con alma y vida, lo mismo que Leto con su elegante/decadente drag queen que se convierte en su inesperada aliado. Pero el gran triunfo es el del director, que se corre de los caminos ya recorridos para lanzarse a hacer de una biografía un relato crudo, humano y lleno de contradicciones. Es una película que dará que hablar.