Televisión: «Rectify» (Temporada 1)

Televisión: «Rectify» (Temporada 1)

por - Críticas
24 Ene, 2014 11:48 | comentarios

A partir de hoy -y en la medida de lo posible- todos los viernes recomendaré una serie de televisión para empezar a ver el fin de semana. Serán series de los últimos años pero no necesariamente las más nuevas ni las que siguen exhibiéndose. La idea es recomendar –con algún grado de análisis mayor a […]

RECTIFY3A partir de hoy -y en la medida de lo posible- todos los viernes recomendaré una serie de televisión para empezar a ver el fin de semana. Serán series de los últimos años pero no necesariamente las más nuevas ni las que siguen exhibiéndose. La idea es recomendar –con algún grado de análisis mayor a la de unos tweets– algunas series de la enorme cantidad que circulan en televisión y online. Algunas serán estrenos y otras no, algunas serán de series completas, otras de temporadas completas y otras –las más nuevas, digamos– con los episodios que estén a disposición o que puedan ser vistos con anticipación a su estreno. Así que para arrancar esta sección, aquí vamos con RECTIFY, la excelente serie que Sundance Channel empieza a emitir el 2 de febrero en la Argentina, a través de DirecTV.

Creada por Ray McKinnon, RECTIFY es la primera serie original creada por Sundance Channel y, en cierto sentido, tiene su lógica. Su tono, su ritmo y su estética están más ligadas a lo que estamos acostumbrados a ver en el cine independiente americano que en las series de televisión. Su narración es pausada –poniendo más el acento en los personajes y sus comportamientos que en la trama en sí–, su tono es denso y dramático –casi no hay toques de humor ni liviandad alguna– y sus personajes no son fácilmente asimilables, creando extrañas y ambiguas relaciones entre ellos. Lo más parecido que se me ocurre a RECTIFY en televisión es la reciente TRUE DETECTIVE, pero más en su tono –pausado, sombrío– que en su trama.

rectify2La primera temporada consiste en sólo seis episodios por lo que no es nada complicado ponerse al día. Y en esos seis episodios se puede decir que, en términos narrativos, pasa muy poco, pero a la vez logramos conocer bastante en profundidad a los personajes principales. Especialmente a Daniel Holden, un hombre que ha pasado 19 años en la cárcel luego de ser condenado a muerte por la violación y muerte de su novia de la adolescencia, y que logra salir de ella a partir de la aparición de nueva evidencia de ADN que obliga a anular el juicio. El hombre regresa a su casa de la adolescencia (a su cuarto, de hecho), pero allí encontrará que las cosas no son muy sencillas.


La serie va combinando escenas del presente con algunas –pocas– de la cárcel, por lo que el espectador deberá ir ajustando todo el tiempo su percepción del protagonista. Es que Daniel es, digamos, un tipo bastante raro, que aparece ante los demás como un inocente algo tontuelo o bien un perverso sin claro sentido del bien y del mal. Vemos su sufrimiento y su confusión al retornar a su hogar (su madre se ha vuelto a casar y la familia del nuevo marido no quiere saber mucho de él) y a lo largo de seis días (cada episodio es un día) intentar evitar meterse en problemas pero sin poder lograrlo. No sólo el pueblo lo odia (está estigmatizado como el asesino) sino que la propia policía le complica la existencia. Ni la madre, digamos, parece del todo contenta de tenerlo de regreso. A excepción de su hermana y su abogado (que están en pareja), parece que todos hubieran preferido que Daniel siguiera entre rejas. Y Daniel, considerando su recepción, no parece tampoco tan seguro.

rectify4Entre despertares sexuales, algo de nostalgia, la reactivación del caso policial con algunas revelaciones y la cambiante serie de flashbacks vamos metiéndonos lentamente en la vida de Daniel y de los personajes que lo circundan, algunos temibles como su nuevo hermanastro Ted y otros fascinantes como la propia mujer de Ted, la muy religiosa Tawney, y la madre de Daniel, una mujer que parece saber más de lo que muestra en un caso raro e intrigante de una madre que no parece demasiado entusiasmada por la vuelta del hijo.

Aunque el tono deliberadamente moroso de la serie hace suponer lo contrario, es mucho lo que sucede en esos seis episodios, especialmente si se tienen en cuenta que narran esa misma cantidad de días. No conviene adelantar nada acá, pero los espectadores se toparán con una enorme serie de sorpresas. Lo interesante de esas sorpresas, de todos modos, es que están menos interesadas en la resolución de la trama en sí (si es o no es el asesino) y más en los comportamientos de los personajes a partir del regreso y reencuentro.

rectifyDrama sureño de tintes cinematográficos (es de las pocas series que no parecen estar filmadas solo en servicio al guión), RECTIFY es de las propuestas más originales de la televisión actual, profundizando aún más los logros de la llamada Era Dorada de las series, más que nada en su intento por centrarse más y más en los personajes y no tanto en los «beats» clásicos de la narración televisiva, dando así a los espectadores un universo fascinante en el cual perderse. Da la sensación que series como ésta son las que nos permitirán llegar más lejos en esa comparación que se hace cada vez más entre las series de televisión y las novelas (me refiero a la literatura), generando un mundo completo, complejo y cambiante en el cual perderse por un largo tiempo.

Es de esperar que la próxima temporada, que empieza en abril, pueda ampliar aún más ese universo permitiendo que los espectadores logren casi pasar por alto el disparador narrativo (el clásico ¿quién es el asesino?) para ponerse en la piel de esta serie de intrigantes personajes. Y, principalmente, que la serie no pierda de vista su búsqueda de ir más allá de las formas más funcionales de la narración televisiva. La televisión actual ya logró ponerse a la altura e incluso superar al cine reciente en lo que respecta a la complejidad de los personajes. Series como RECTIFY intentan, también, lograr que la TV se acerque al cine en su peso y ambiciones estéticas.

(RECTIFY se emitirá desde el 2 de febrero por Sundance Channel Latin America -Canal 513 de DirecTV- los domingos a las 22. Repite los lunes a las 14, los miércoles a las 23  y los jueves a las 15)