Estrenos: «Operación Monumento», de George Clooney

Estrenos: «Operación Monumento», de George Clooney

por - Críticas
24 Feb, 2014 05:00 | comentarios

Casi como un homenaje a un cine que no se hace más –o solo se rescata en versiones retro, irónicas o zarpadas, como es el caso de BASTARDOS SIN GLORIA, de Quentin Tarantino–, OPERACION MONUMENTO trata de rescatar el espíritu de cierto cine de los ’60 centrado en misiones bélicas, preferentemente durante la Segunda Guerra. […]

monuments-men-posterCasi como un homenaje a un cine que no se hace más –o solo se rescata en versiones retro, irónicas o zarpadas, como es el caso de BASTARDOS SIN GLORIA, de Quentin Tarantino–, OPERACION MONUMENTO trata de rescatar el espíritu de cierto cine de los ’60 centrado en misiones bélicas, preferentemente durante la Segunda Guerra. Ese tono serio pero a la vez jovial, de acción pero muchas veces sentimental, que tenían películas como LOS DOCE DEL PATIBULO, EL GRAN ESCAPE, DONDE LAS AGUILAS SE ATREVEN, EL BOTIN DE LOS VALIENTES o la propia M.A.S.H., vuelve aquí en este filme que narra las desventuras de un grupo de especialistas en arte que viaja a Europa durante la Segunda Guerra Mundial con el objetivo de reconocer grandes obras de arte robadas por los nazis y rescatarlas.

La trama tiene muchos puntos de contacto con EL TREN, el filme de 1966 de John Frankenheimer que se puede ubicar muy bien en el subgénero citado antes y que se centraba en una empresa parecida, lo cual no tiene nada de extraño ya que ambas se centran en hechos reales, alterados para la ocasión. Aquí el grupo que integra la misión es bastante disparatado. El historiador de arte Frank Stokes (George Clooney, también director del filme) es el que propone el salvataje y el encargado de reunir al comando en cuestión: el experto en arte James Granger (Matt Damon), el arquitecto Richard Campbell (Bill Murray), el escultor Walter Garfield (John Goodman), el dealer de arte francés Jean Claude Clermont (Jean Dujardin), el historiador de arte Preston Savitz (Bob Balaban) y el especialista británico Donald Jeffries (Hugh Bonneville), a quien se le suma como traductor el soldado Sam Epstein (Dimitri Leonidas), que habla alemán.

George Clooney;Matt Damon;John Goodman;Bob BalabanTodos van a Europa después del desembarco en Normandia y dividen sus actividades en grupos o duplas, sin mucha ayuda de los militares aliados apostados allí, quienes piensan que es ridículo arriesgar las vidas de soldados para salvar obras de arte. Granger va a París y allí se encuentra con Claire Simone (Cate Blanchett), una mujer que trabajaba bajo las órdenes nazis, quien pese a una inicial resistencia termina cooperando con los norteamericanos y dando los datos de donde podrían estar distintas grandes obras. Y allí van los un poco torpes soldados, enredándose con minas explosivas o metiéndose en peligrosas situaciones por su inexperiencia, mientras corren una especie de carrera con los nazis (y los rusos) para ver quien se queda con las obras.


La película es liviana, casi excesivamente, pero no termina nunca de ser del todo graciosa (es, digamos, leve y ocasionalmente simpática), pese al gran elenco que la integra y que hace lo mejor que puede con un guión bastante mecánico. Hay momentos divertidos y otros relativamente emotivos, pero no los suficientes en función de los excelentes actores que tiene el filme y la historia sobre la que trabaja. Lo mismo sucede con lo relativo al suspenso y a la acción, que siempre parece quedarse corto, especialmente en función de los parámetros cinematográficos de los últimos 20, 30 años. Sí, es cierto, hay algo particularmente demodé de la película que resulta muy agradable, ya que no es un «retro» irónico lo que busca Clooney aquí, sino hacer una película que parezca filmada en 1964. Pero de cualquier modo, el relato no termina de imponerse por sus propios medios.

monuments2Por otro lado, OPERACION MONUMENTO tiene un carácter casi educativo, como una película pensada para enseñar arte en las escuelas sin escenas «ofensivas» de ningún tipo. Y ese tercer eje –políticamente correcto al extremo– es el que termina por desbalancear la película hacia el relato mecánico, algo previsible. De cualquier modo, Clooney es un director que conoce muy bien el medio y los materiales con los que trabaja. Sean mejores o peores sus películas, siempre queda en claro que hay un conocimiento cabal del mundo cinematográfico en el que se mueve en cada situación. Aquí eso es evidente, y aunque la película no termine de sacar la cabeza fuera del molde dentro del que está formateada, queda en claro que el cine de Clooney tiene algo en común con su aspecto. Parecen salidos de otra época.