Televisión: «Borgen» (Temporada 1)

Televisión: «Borgen» (Temporada 1)

por - Críticas
14 Feb, 2014 10:46 | comentarios

De la aparentemente inagotable usina escandinava para las series de televisión, llega a la Argentina BORGEN, acaso una de las más interesantes y renombradas, muchas veces rumoreada para ser «víctima» de una adaptación norteamericana. La remake no se concretó, acaso, porque en Estados Unidos ya hay una enorme cantidad de series políticas (HOUSE OF CARDS […]

Borgen-DVDDe la aparentemente inagotable usina escandinava para las series de televisión, llega a la Argentina BORGEN, acaso una de las más interesantes y renombradas, muchas veces rumoreada para ser «víctima» de una adaptación norteamericana. La remake no se concretó, acaso, porque en Estados Unidos ya hay una enorme cantidad de series políticas (HOUSE OF CARDS me viene a la mente como la más parecida a BORGEN, aunque su trama es mucho más de suspenso, en tono, que la de la serie danesa) o porqué series como ésta son difíciles de traducir en su especificidad local. O tal vez porque en los Estados Unidos ya tuvieron su propia «versión» con THE WEST WING

BORGEN es específica a la cultura y a la política danesa, sí, pero también es universal. La primera temporada (van tres) se centra en el acceso al cargo de Primer Ministro de Birgitte Nyborg, que se convierte en la primer mujer en detentar ese cargo en Dinamarca (algo que pasó realmente en Dinamarca al poco tiempo de comenzar la serie). Y BORGEN seguirá a lo largo de la temporada a Birgitte enfrentándose a los desafíos políticos cotidianos de su gobierno a la vez que manejando su cada vez más complicada vida familiar.

borgen01_hrLa serie se acerca a la política de una forma más similar a la que lo haría un periodista que un dramaturgo. Buena parte de los episodios consisten en la resolución de crisis políticas diversas: un déspota de una ex República Soviética que negocia inversiones por la extradicción de un preso político, las negociaciones para la aprobación del Presupuesto, la igualdad de mujeres en cargos públicos y empresariales, y así. Tal vez pueda parecer demasiado convencional (tipo noticiero, digamos), pero cada caso pone a prueba a la protagonista, una política de centro (su partido se llama… Los Moderados) que tiene que lidiar entre lo ideal y lo posible, entre sus deseos y las necesidades de la llamada realpolitik: los intercambios de favores, las resignaciones, los riesgos que toma y las consecuencias que le traen, etc.


A Birgitte la acompaña un «spin doctor», un jefe de prensa bastante maquiavélico en su comportamiento, mientras que en casa debe lidiar con los problemas de pareja que depara su nuevo estilo de vida de trabajo 24/7. Por otro lado, políticos enemigos acechan para hacerla bajar, mientras que la prensa tiene un papel preponderante, con la joven conductora de un noticiero de televisión (y ex pareja del citado jefe de prensa) como otro eje narrativo importante.

borgenBORGEN se hace fuerte cuando logra combinar los distintos aspectos de su trama sin desbalancearse demasiado. Cuando se torna demasiado «personal», corre el riesgo de apostar por dramas un poco banales o bastante «novelescos» como para ser creíbles. Y cuando se pone en exceso, digamos, parlamentaria, puede llegar a ser algo reiterativa. Pero la gran mayoría del tiempo lo privado y lo público se combinan extraordinariamente bien (el episodio del viaje a Groenlandia es clave en ese sentido), otorgando a la serie una densidad dramática que acompaña a los hechos políticos sin necesidad –como sucede muchas veces en HOUSE OF CARDS— de transformar todo en un potencialmente sangriento drama shakespereano.

Hay dos temporadas más que ya salieron al aire y que no vi, por lo que seguramente muchas cosas habrán cambiado en la serie (eviten los spoilers en los comentarios de ser posible). La primera temporada que llega ahora a la Argentina es notable. Esperemos que siga así…

(BORGEN se puede ver a través de Sundance Channel, vía DirecTV)