TV: «Fargo» (Episodio 1)

TV: «Fargo» (Episodio 1)

por - Críticas
19 Abr, 2014 04:05 | comentarios

Lo que en principio podía parecer una mala idea resulta ser todo lo contrario. FARGO, la nueva serie de televisión de solo diez episodios basada en la premiada película de 1996 de los hermanos Coen, resulta una más que sólida adaptación del filme, una que apuesta por una curiosa relación con el material original. El […]

fargo posterLo que en principio podía parecer una mala idea resulta ser todo lo contrario. FARGO, la nueva serie de televisión de solo diez episodios basada en la premiada película de 1996 de los hermanos Coen, resulta una más que sólida adaptación del filme, una que apuesta por una curiosa relación con el material original. El tono entre oscuro y humorístico es similar, los escenarios son prácticamente los mismos y los personajes no son iguales pero se les parecen bastante. Solo la trama es totalmente distinta. En cierto sentido podría parecerse más a una secuela que a otra cosa.

De entrada, estamos en territorio Coen. La misma ruta, la misma noche, la misma nieve. La violencia mezclada con humor negro. Los personajes, al borde de lo paródico pero sin caer del todo: sus curiosos acentos, su estilo medio inocentón, la forma absurda en la que aparecen las situaciones violentas. Si hay alguna diferencia formal en este primer episodio dirigido por Adam Bernstein –el showrunner de la serie es Noah Hawley, con los Coen como productores ejecutivos– es la ausencia de ese particular subrayado humorístico tan típico de los realizadores de EL GRAN LEBOWSKI: esos incómodos silencios en los diálogos, esa reiteración efectista, esa puntuación tonal curiosa en el montaje. Están ahí, sí, pero no de la manera «clásica».

fargo-martin-freeman-thorntonEl protagonista aquí no es otro que Martin Freeman, nuestro conocido hobbit Bilbo Baggins (o Watson, para los seguidores de la serie SHERLOCK), quien encarna a Lester Nygaard, un timorato vendedor de seguros presionado permanentemente por su esposa, humillado por un bully de la secundaria y al que parece irle mal en todo. Tras un estúpido accidente termina en una guardia de un hospital donde se topa con un extraño personaje que vimos al comenzar el filme. Se trata de Lorne Malvo (Billy Bob Thornton, que parece inspirado en el asesino de Javier Bardem de SIN LUGAR PARA LOS DEBILES, con pelo raro y tendencia a arranques de nihilismo filosófico), quien llevaba al inicio de la serie un hombre secuestrado en su baúl. Lorne está en la guardia porque chocó con su auto, su «rehén» se escapó y una investigación se disparó con la policía local.


El encuentro entre Lester y Lorne será el otro motor de la trama: Lester le cuenta de su encuentro con el bully, Lorne le dice que debería haberlo matado, Lester admite que lo pensó y antes de que uno piense en Hitchcock y PACTO SINIESTRO nuestro asesino se convence que el timorato vendedor de seguros quiere a su enemigo muerto. Malvo –cuyos motivos para amenazar, asustar, agredir o matar a todo el que se le cruce no parecen muy claros– cumple con la nunca encomendada tarea y agrega otro eje a la investigación que empieza a hacer la policía, encabezada por Molly Solverson (Allison Tolman, en el rol inspirado en Frances McDormand) y un grupo de curiosos policías de pueblo chico.

fargo3Solo en el primer episodio habrá más crímenes violentos y amenazas, aparecerá la sospecha de que hay algo más pesado dando vueltas por alrededor (la mafia para la que Lorne trabaja) y da la impresión que será muy difícil calmar el caos que se ha disparado, ya que los policías locales parecen ir diez pasos atrás de los acontecimientos. Sabemos –si es que la serie mantiene cierta relación con la película– que nuestra heroína Molly resultará más inteligente de lo que parece, pero si bien las evidencias son bastante claras es imaginable que los crímenes acumulados solo en el primer episodio terminarán siendo más complejos de resolver de lo que parecen.

Como en el filme, el tono por momentos cómico con el que está contada la serie puede resultar incómodo para los espectadores en función de lo oscuro y violento de los crímenes que allí se cometen. Pero en ambos casos el tono es consistente y el efecto se obtiene muchas veces por el choque entre lo cruento de lo que sucede y lo amables, simpáticos y hasta un poco tontuelos que parecen los personajes (el acento de Minessota es un elemento clave aquí también), más allá de que tal vez… no lo sean del todo.

fargoEn algunos casos (como una escena en la que Lester visita a su insoportable hermano o la que muestra a la viuda y los hijos del asesinado bully tras el crimen) el tono puede pasarse un poco de rosca hacia un humor algo rancio y por demás burlón. Pero la mayor parte del tiempo los creadores de la serie logran controlarlo, agregando una cuota de humanidad y de comprensión de los personajes, especialmente los del grupo de policías, que parecen ser las verdaderas «víctimas inocentes» de este brote de maldad. Una escena cerca del final entre Lorne y un policía que encarna Colin Hanks (que, imaginamos, tendrá un rol más importante de aquí en adelante) es lo mejor del primer episodio: tensión pura en un enfrentamiento solamente verbal.

Plagado de hechos, personajes e información, el primer episodio de FARGO invita a seguir de cerca la serie, a la que podemos imaginar transformada en una versión de BREAKING BAD acerca de un hombre timorato e inocente que saca a la luz su lado más violento. Como sucedió con TRUE DETECTIVE será cuestión de ver si ese buen arranque logra sostenerse –o, mejor aú  crecer– con el correr de los siguientes nueve capítulos.