Estrenos: «Tres D», de Rosendo Ruiz y «Planta madre», de Gianfranco Quattrini

Estrenos: «Tres D», de Rosendo Ruiz y «Planta madre», de Gianfranco Quattrini

por - Críticas
03 Nov, 2014 06:40 | comentarios

De toda la marea ¿roja? de estrenos nacionales que suelen aparecer en esta época del año (de todos los años), algunos merecen la pena ser vistos y analizados. Aquí comparto las ampliadas reseñas de dos de ellos que pasaron por el último BAFICI y que están entre lo más interesante del cine nacional que pasa […]


TRES-D-Poster-DigitalDe toda la marea ¿roja? de estrenos nacionales que suelen aparecer en esta época del año (de todos los años), algunos merecen la pena ser vistos y analizados. Aquí comparto las ampliadas reseñas de dos de ellos que pasaron por el último BAFICI y que están entre lo más interesante del cine nacional que pasa por el habitualmente agitado mes de noviembre. Sí, lo sé, son 150 estrenos argentinos por año, la mayoría de ellos imperdonables, pero unos cuántos de ellos valen la pena. Palabra.

TRES D, de Rosendo Ruiz.

Una suerte de análisis del estado de situación del cine argentino metido dentro de una película a lo Hong Sangsoo, este segundo filme del director de DE CARAVANA –película fundamental del así llamado Nuevo Cine Cordobés– narra lo que sucede a lo largo de unos días en el Festival de Cine de Cosquín. Por un lado se cuenta el trabajo de un joven que está filmando un documental sobre el festival entrevistando a cineastas presentes allí como José Campusano, Gustavo Fontán y Nicolás Prividera junto a algunos críticos y programadores como Jorge García, Alejandro Cozza y otros. Ellos van desgranando sus particulares puntos de vista sobre el cine nacional, el cine cordobés, el mundo de los festivales, etc. Y paralelamente se desarrolla una serie de cruces “románticos” entre el protagonista, una amiga, una vecina de cuarto de hotel, su novio, una productora y así.


tres dEsos cruces de deseos e intereses correspondidos (o no) conforman una versión nac&pop del tipo de historias que –muchas veces también en el marco de festivales de cine– cuenta Hong. Las dos “patas” de la historia se combinan bastante bien, generando por un lado “una película de amor” y, a la vez, una que se discute a sí misma, que se pone en contexto dentro de un cine como el cordobés que se caracteriza por un fuerte análisis de sus propios procedimientos, y que aprovecha el marco de un festival (como lo hizo el rosarino Gustavo Postiglione en su momento con IPANEMA, filmada en el marco de un BAFICI) para discutirlo y, si se quiere, jugar con sus propias, incipientes, pero ya instaladas mitologías.

BAMA Buenos Aires Mon Amour (Diagonal Norte 1150) y Gaumont (Av Rivadavia 1635).

————————————————————————————————————–

PLANTA MADRE, de Gianfranco Quattrini.

bafici planta_madreEl nuevo filme del realizador argentino/peruano/suizo cuenta la historia de Diamond Santoro, una veterana estrella de rock nacional de los años sesenta (de la banda ficcional “Los Hermanos Santoro”), quien viaja al Amazonas tras el sueño de su hermano, muerto en circunstancias misteriosas a comienzos de los setenta, truncando así sus sueños de estrellato rockero. La película mezcla flashbacks de su juventud con el viaje por la ruta que Diamond emprende junto a la por entonces novia de su hermano, quien se mudó a Iquitos, y los problemas que encuentran allí.

Una mezcla de biopic de rock, road movie herzoguiana y trip psicodélico (la razón del viaje de Diamond a Perú es, también, probar la droga mística ayahuasca para “limpiarse” de su complicada historia), PLANTA MADRE  tiene también algo de thriller cómico, ya que los protagonistas (el elenco incluye a Camila Perisé, Nicolás Mateo y Rafael Ferro, junto al protagonista, el veterano artista Robertino Granados) son perseguidos por peligrosos narcos. Conmovedora y cautivante por momentos –-especialmente durante los flashbacks y la historia personal de Diamond–-, y algo más bizarra una vez que llegan a las profundidades del Perú, se trata de un relato original con mucha música muy buena (una mezcla de rock setentoso compuesto especialmente por Ariel Minimal y cumbia psicodélica peruana que conviene conseguir como soundtrack) y un asombroso sentido de lugar.