No-estrenos: Swanberg, Bujalski, Vinterberg, Gibney, Trevorrow y otros

No-estrenos: Swanberg, Bujalski, Vinterberg, Gibney, Trevorrow y otros

por - Críticas
13 Sep, 2015 08:19 | Sin comentarios

Como acostumbro a hacer aquí de tanto en tanto –especialmente cuando no hay demasiados estrenos interesantes en la cartelera porteña–, aquí va un repaso de algunos dramas, comedias y documentales que he visto en las últimas semanas y que se pueden encontrar online o en otras formas «no tradicionales». En algunos casos, también están en […]

results-poster-1

Como acostumbro a hacer aquí de tanto en tanto –especialmente cuando no hay demasiados estrenos interesantes en la cartelera porteña–, aquí va un repaso de algunos dramas, comedias y documentales que he visto en las últimas semanas y que se pueden encontrar online o en otras formas «no tradicionales». En algunos casos, también están en plataformas online como Netflix o canales de cable premium como HBO, pero no han tenido (y difícilmente tengan) un estreno en salas comerciales en la Argentina. Si bien, en algunas ocasiones algunas películas que he puesto en esta sección anteriormente han terminado estrenándose (como BLUE RUIN o, recientemente, TO THE WONDER) es cada vez más raro que eso suceda. Así que aquí tienen ocho películas que, en mayor o menor medida, valen la pena ver: tres documentales muy buenos, algunos muy dignos ejemplares del cine independiente norteamericano reciente y alguna que otra rareza.

 

——————————————————————————————————————————————————

 

resultsRESULTS, de Andrew Bujalski. La película más mainstream del realizador de FUNNY HA HA! y COMPUTER CHESS, muestra que otro de los artífices del llamado «mumblecore» también tiene intenciones de alcanzar cierta repercusión comercial. A diferencia de varios de sus pares, sin embargo, la sensibilidad de Bujalski parece ir por otro lado y, por más que el filme tenga un ritmo y una trama algo más convencionales además de un elenco que incluye a Guy Pearce, Cobie Smulders y Kevin Corrigan, sus peculiaridades saltan a la vista, convirtiéndola en una película atractiva y por momentos fallida, con situaciones y personajes muy logrados y otros un poco más simplistas. En un tono que puede hacer recordar al de las películas de Todd Solondz (pero sin sus matices más ásperos), RESULTS cuenta la historia de un hombre excéntrico y solitario (Corrigan) que hereda millones y los despilfarra en lo primero que se le cruza por la cabeza. Con el objetivo de bajar de peso se contacta con un gimnasio que maneja Trevor (Pearce) y paga dos años por adelantado para que la bella y exigente Kat (Smulders, de AVENGERS) le de clases particulares. Todo esto desata una serie de curiosas situaciones entre ellos, en los que juegan el amor, los celos y el dinero en una mirada bastante ácida a cierta forma new age de enfrentarse al mundo, tanto en lo específico (Trevor quiere que su gimnasio sea una especie de templo del cuerpo y la mente) como en lo que respecta a las relaciones. Una película extraña, dispar, con una muy buena primera hora y un final que se estira demasiado, RESULTS es un raro e intrigante primer paso para lo que tal vez sea una nueva etapa en la carrera de Bujalski.


 

——————————————————————————————————————————————————

 

digging-for-fireDIGGING FOR FIRE, de Joe Swanberg. Otro miembro del grupo fundador de esa corriente llamada «mumblecore», Swanberg ya viene hace un tiempo realizando películas más accesibles, un poco en la línea de los hermanos Duplass. Si bien todavía le falta entrar, como ellos, en el mundo de la televisión (no faltará mucho), Swanberg sigue filmando sus comedias dramáticas sobre jóvenes –ahora no tan jóvenes– que van reflejando los conflictos de la edad del realizador. Aquí se trata de una pareja con un hijo pequeño (el genial hijo del director, un actor natural y muy gracioso) que va a pasar unos días a una casa prestada en una colina en la que, recorriendo los alrededores, descubren un arma y un hueso de una persona muerta. Ella (Rosemarie DeWitt) tiene que volver a la ciudad con el niño y él (Jake Johnson) se queda en la casa. Si bien le promete que dejará el asunto ahí y se ocupará de preparar los impuestos, termina cavando en todas partes, queriendo saber más de lo que pudo haber pasado. Y para eso invita a algunos amigos, que llegan con chicas, drogas y las cosas se complican. Ella, por su parte, también termina embarcándose en una extraña aventura en la ciudad, cuando decide ir a tomar unas copas a un bar. La película va generando tensión más desde las relaciones entre los personajes que sobre el misterio de los huesos que siguen apareciendo y, como muchas otras películas del director de DRINKING BUDDIES, termina siendo una muy sincera y honesta mirada a las relaciones matrimoniales, a las dificultades de mantener una relación de pareja sólida y, a la vez, tener una vida personal que siempre parece estar a punto de entrar en conflicto con esa estabilidad. Swanberg va camino a convertirse en uno de los más certeros observadores de la generación de los de treintaypico…

 

——————————————————————————————————————————————————

 

goingclearGOING CLEAR: SCIENTOLOGY AND THE PRISON OF BELIEF, de Alex Gibney. El prolífico Gibney, que realiza entre dos o tres películas documentales por año, encontró quizás su gran tema en la Cientología, una pseudo-religión de enorme poder económico que tiene una gran influencia, especialmente en Hollywood. A partir del testimonio de personas que abandonaron ese culto (algunos altos jefes y personalidades famosas como el director Paul Haggis) se va reconstruyendo no solo la historia de la Cientología y de su particular creador L. Ron Hubbard (que no es tan distinta a la religión ni al personaje que mostraba Paul Thomas Anderson en THE MASTER), un escritor de ciencia ficción devenido gurú y luego una suerte de capo mafia de esta organización secretísima, sino de las particulares condiciones de «explotación» de las personas que participan de ese culto. Más allá de lo absurdo que nos pueda parecer ese culto (admitamos que ninguna religión suena del todo lógica pero esta, con su mitología extraterrestre, lo es mucho menos), lo preocupante no es tanto eso, sino los abusos mentales, económicos y físicos de las personas que están allí y lo que siguen viviendo los que tratan de salir y son perseguidos o separados de sus familias. Y todo esto sin hablar de los inescrupulosos manejos económicos de esta institución que, por haber sido aceptada como religión, no paga impuesto alguno. Gibney manda al frente a famosos cientólogos como John Travolta y Tom Cruise que, por supuesto, no hablan, pero que siguen promoviendo un culto con bastante de siniestro, siendo los únicos que podrían hacer algo por detenerlo. O, al menos, evitar sus zonas más turbulentas, sus hábitos más preocupantes y sus actitudes directamente medievales para con algunos de sus miembros.

 

——————————————————————————————————————————————————

 

Steve-jobs-STEVE JOBS: THE MAN IN THE MACHINE, de Alex Gibney. El siguiente documental de Gibney es un poco más sinuoso, dispar, complicado. De algún modo, lo que intenta hacer no es tan distinto a lo que hizo con la Cientología, pero lo cierto es que ni el personaje es comparable ni sus «productos» tan aterradores. Es cierto que los puntos en común son evidentes. Los fanáticos de Apple y Jobs lo veneran (a él y a sus productos) de similar manera que los cientólogos lo hacen con Hubbard y no aceptan casi que se lo critique. Y también es cierto que la relación que muchos tienen con sus Macs, iPhones y iPads tiene niveles casi de devoción religiosa, pero el caso de Jobs es más familiar. Se trata de un empresario tan talentoso y creativo como, según muchos de los testimonios, intratable, inescrupuloso y mentiroso, tanto en lo personal (su hija no reconocida, la gente a la que arruinó en su carrera) como en los manejos de su compañía (los bajos sueldos, el trato a los empleados en China, los manejos turbios corporativos). Por momentos Gibney busca caerle con todo a Jobs por estas conductas –que, uno imagina, deben tener cientos de empresarios con el 10% del talento creativo (no técnico) que tenía Jobs–, pero a la vez reconoce su propia devoción por los productos que él creó. En ese gris, en esa relación de amor/odio por Jobs y su compañía está lo más interesante del filme, que muestra a Jobs como un hombre cruel y a la vez visionario, un tipo talentoso y desprejuiciado pero en algunas cosas importantes (la historia de su relación con Lisa es lamentable, lo que sucede en China, temible), decididamente impresentable.

 

——————————————————————————————————————————————————

 

welcometomeWELCOME TO ME, de Shira Piven. Una buena idea, una gran actriz, un producto extraño y por momentos fallido. Así se podría resumir en un tweet lo que es WELCOME TO ME, esta comedia dramática de tono enrarecido en la que Kristen Wiig encarna a una mujer con algunos problemas mentales que gana 86 millones de dólares en la lotería y decide usar su dinero para montar un talk-show en un canal de cable en el cual habla, básicamente, de su vida, sus obsesiones y sus cuentas pendientes, todo ello con una estética, digamos, bastante peculiar y una capacidad para conducir TV que, más que nula, es bizarra. Viviendo en un hotel de lujo, abandonando sus pastillas que la ayudan con sus cambios de humor, Alice (Wiig) usa el show para saldar deudas con personas de su pasado, para dar consejos de vida y extrañas recetas de comida pero también entable una relación con el también muy tímido conductor de otro de los programas de ese canal (Wes Bentley), que pasa gracias a ella de la ruina a tener millones. Por momentos la película apunta a hacer un cruce entre sus dificultades mentales y su dependencia por la cultura pop (es devota de Oprah Winfrey), pero pronto el asunto deriva en sus traumas y problemas familiares, eje bastante más gastado aunque tratado al menos con cierta originalidad. Tim Robbins, James Marsden, Linda Cardellini, Joan Cusack y Jennifer Jason Leigh acompañan, en algunos casos, en roles muy pequeños.

 

——————————————————————————————————————————————————

 

farfromthemaddingcrowd1FAR FROM THE MADDING CROWD, de Thomas Vinterberg. Rara elección la del realizador danés de LA CELEBRACION la de adaptar nuevamente esta clásica novela de Thomas Hardy que ya se llevó al cine varias veces al cine (su versión más conocida es la de 1967, dirigida por John Schlesinger, protagonizada por Julie Christie y conocida aquí con el mismo título de la novela, LEJOS DEL MUNDANAL RUIDO). En esta versión Carey Mulligan encarna a una mujer independiente que, tras recibir una herencia, intenta forjarse su futuro sin ayuda de hombres (ni de un casamiento por conveniencia) en la Inglaterra victoriana de 1870. Eso sí, tiene que «lidiar» con tres pretendientes: un pastor honesto que ha perdido todo su dinero y ahora trabaja para ella (Matthias Schonaerts), un atribulado millonario de la finca vecina (Michael Sheen) y un coronel con ínfulas de galán (Tom Sturridge). Vinterberg elige contar la historia con un tono ágil y liviano, lo cual transforma a la película –paralelamente– en más entretenida pero menos interesante o rica dramáticamente. De una novela densa y oscura, el danés hizo una suerte de telenovela elegante y atractiva, perdiendo en cierto modo su complejidad y ambiguedad para transformarla en un manifiesto un tanto más obvio de un feminismo visto desde el siglo XXI. Se puede discutir su elección, pero lo que es innegable es que el producto en sí funciona y emociona.

 

——————————————————————————————————————————————————

 

miss simoneWHAT HAPPENED, MISS SIMONE, de Liz Garbus. La curiosa historia, el excepcional talento y la figura controvertida de Nina Simone tienen aquí su merecido reconocimiento en forma de documental biográfico. Este homenaje a su talento y a sus aportes para las luchas civiles no oculta lo que fue una personalidad complicada y una vida con muchos inconvenientes (de salud, mentales, políticos, etc), pero Garbus prioriza lo importante: el talento de la cantante y pianista (se ven muchas escenas con la cantante en vivo, en mejores y en peores condiciones), y cómo su mundo personal está íntimamente ligado con la historia política y los cambios sociales de Estados Unidos y del mundo, desde su infancia en el sur de ese país hasta sus últimos años turbulentos en Europa. En lo personal me parece una mucho mejor película que la más celebrada AMY, sobre Amy Winehouse, ya que ambas toman a una artista complicada pero esta prioriza su arte por sobre sus escándalos. Y aún cuando se ocupa de estos problemas, los «escándalos» de Nina Simone tienen una serie de resonancias históricas que son mucho más complejas que el reality show que los paparazzi e montaron a la pobre Winehouse.

 

——————————————————————————————————————————————————

 

safety-not-guaranteed-trust1SAFETY NOT GUARANTEED, de Colin Trevorrow. Viendo esta pequeña comedia dramática con toques de ciencia ficción resulta difícil imaginarse que el director iba a terminar dirigiendo la reciente JURASSIC WORLD y convirtiéndola en la cuarta película más taquillera de la historia y, luego, se haría cargo de la novena (y supuestamente última) parte de STAR WARS. Sí, el filme tiene una cierta magia «spielbergiana» y un encanto innegable en la historia de un grupo de periodistas que viajan a hacer una nota con un personaje bizarro que está buscando socio/a para viajar en el tiempo, pero su dimensión es ínfima, pequeñísima. La película se centra más en la relación entre Darius (Aubrey Plaza), la joven periodista que investiga y este paranoico y trastornado Kenneth (encarnado por Mark Duplass) a quien, de a poco, empieza a entender y a tomar cariño. El la suma a su proyecto y empiezan a conocerse secretos de la vida de ambos, pero hay muchas cosas que parecen no cerrar en Kenneth. ¿Qué esconderá? Trevorrow maneja esa conexión entre lo cotidiano y lo fantástico, siguiendo a gente de pueblo en apariencia común para quienes lo fantástico y excepcional está al alcance de la mano. Algo que, sin dudas, lo acercó a Spielberg y al Abrams de SUPER 8. El resto, es historia…