Cine: Los caprichosos Globos de Oro

Cine: Los caprichosos Globos de Oro

por - Críticas
11 Ene, 2016 06:04 | comentarios

Hay algo curioso, paradójico, en el peso e importancia que se le dan a los Globos de Oro y la realidad de lo que ocurre detrás de la pantalla. A favor tiene el hecho de reunir al cine y a la televisión, la que cada vez tiene un peso mayor en estas ceremonias. También es […]

golden2Hay algo curioso, paradójico, en el peso e importancia que se le dan a los Globos de Oro y la realidad de lo que ocurre detrás de la pantalla. A favor tiene el hecho de reunir al cine y a la televisión, la que cada vez tiene un peso mayor en estas ceremonias. También es un evento más relajado –con bebida y comida en las mesas– que los invitados parecen disfrutar más y que depara sorpresas para el espectador en cuánto a lo que pueden hacer o decir los ganadores en el escenario. También tienen conductores ácidos e irreventes que pueden aparecer con algo inesperado en cualquier momento, para bien o para mal. La dicotomía está en que este aparentemente agradable y divertido evento está sostenido por una organización de menos de 100 miembros, muchos de los cuales tienen como principal, sino único trabajo, ser miembros de la Hollywood Foreign Press Association y dar estos premios. Pocos de ellos son periodistas o críticos de cierto valor o reconocimiento internacional. Poquísimos. Cuando Denzel Washington bromeaba acerca de que son unos tipos que te hacen posar con ellos en una foto como gran objetivo periodístico no estaba haciendo un chiste. Es así.

Es cierto que cuando yo compartí viajes para hacer entrevistas en las que también estaban los miembros del HFPA se podía diferenciar bien a los periodistas que venían a cubrir enviados por sus medios y los estudios, y los miembros de la asociación, que hacían –literalmente– rancho aparte, como la Business Class del periodismo de espectáculos. Hace mucho que no cubro uno de estos eventos –unos cuatro años, mínimo– pero estimo que las cosas siguen siendo así, con algunas diferencias. Ahora también los periodistas supuestamente profesionales se ponen como objetivo fundamental sacarse una foto con algún famoso para ponerla en las redes sociales… Todos se van volviendo como la HFPA.

golden-globes-1-ka_3545911kEsa es la paradoja: un premio al que se le presta mucha atención y que lo da una asociación turbia que maneja más plata de la que debería. Una especie de APTRA pero super-size. Sí, aca también le dan bola a los Martín Fierro, pero esa es otra historia. Los premios de ayer fueron, cómo decirlo, cualquier cosa. Tras unos años en los que parecían haber ajustado las elecciones, dando ganadores sensatos y relativamente lógicos, en estos últimos dos años volvieron al «cualquierismo» que los caracterizaba la década pasada y más atrás también: los premios son caprichosos, los rubros son bizarros, las decisiones no se entienden demasiado bien.


No voy a analizar rubro por rubro pero es claro que muchos de los premios de ayer fueron un poco ridículos o al menos, raros. Me gusta bastante MOZART IN THE JUNGLE y Gael García Bernal está muy bien en su papel, pero no era la mejor comedia de las nominadas y Gael ni siquiera es del todo su protagonista. ¿Mejor que Jeffrey Tambor en TRANSPARENT? Difícil. Me gusta MR. ROBOT y festejo que la premien, pero nadie creería que es la mejor serie del año. Y lo mismo en los rubros actorales o miniseries. Pocos de los premios tenían lógica. Todos parecían raros caprichos como, digamos, ehhhh ¿¿¿Lady Gaga???

73rd Annual Golden Globe Awards, Press Room, Los Angeles, America - 10 Jan 2016Hay premios inobjetables como los de Sylvester Stallone (podría haber perdido con Mark Rylance, pero esta muy bien en CREED y se entiende el homenaje) y, sin haber visto THE REVENANT pongo las manos en el fuego por Leonardo DiCaprio: estoy seguro que lo merece. Brie Larson esta muy bien en ROOM, pero cualquiera de las chicas de CAROL lo merecía, mientras que los premios a STEVE JOBS (Kate Winslet y Aaron Sorkin) son justos, eligiendo lo mejor de la película. Ya dije que no vi THE REVENANT, pero nadie la daba como la principal candidata. Y ni me hagan hablar de la absurda idea de poner MISION: RESCATE como comedia. Absurdo es poco. Pero eso es lo que finalmente son los Globos de Oro: un reparto caprichoso para los que les caen bien a los votantes, entre los que suelen tener suerte los extranjeros, por motivos obvios.

El «secreto» de los premios está entonces en su ceremonia. Pero ni siquiera termina de ser divertida. O no lo fue este año. Los premios corren uno tras otro, los discursos son largas parrafadas saludando a agentes, publicistas y productores, y en los pocos casos de alguien que tiene algo interesante para decir, lo cortan como a cualquier otro. No sentí que fuera más divertida que los Oscars, salvo si uno la mira irónicamente y bromea sobre la gran mayoría de las cosas que ve ahí en Twitter.

goldenRespecto al conductor, Ricky Gervais, si bien entiendo el fastidio y molestia que suele causar en la «comunidad artística» sus comentarios tirando a agresivos y hasta malintencionados, creo que es el que mejor entiende –como buen británico que es– lo absurdo de la situación. Y lo deja en claro todo el tiempo. Sí, es cierto, podría evitar su cara de «no tengo ganas de estar acá» (podías haber rechazado el trabajo, Ricky), pero es innegable que buena parte de sus ácidos comentarios (contra los propios organizadores, contra el canal que emite los premios y, especialmente, para Mel Gibson) son más que acertados. No va a ganar un premio a la popularidad, pero es el único que entiende a los Globos de Oro por lo que son: una parodia, una fantochada, un desfile de celebrities que saben, por más que nos quieran hacer creer lo contrario, que el premio no significa absolutamente nada.

Acá, la lista completa de los premiados.