Cannes 2016: «Neruda», de Pablo Larraín

Cannes 2016: «Neruda», de Pablo Larraín

por - Críticas
13 May, 2016 04:01 | Sin comentarios

Más cerca de una metaficción en el estilo de las que escribe Charlie Kaufman que una biografía tradicional, NERUDA, la nueva película del chileno Pablo Larraín (EL CLUB, NO), juega con los límites entre la realidad y la ficción no solo dentro de la vida del escritor sino en lo que respecta a la propia […]

nerudaMás cerca de una metaficción en el estilo de las que escribe Charlie Kaufman que una biografía tradicional, NERUDA, la nueva película del chileno Pablo Larraín (EL CLUB, NO), juega con los límites entre la realidad y la ficción no solo dentro de la vida del escritor sino en lo que respecta a la propia construcción narrativa de la película. La historia comienza a media res, con Neruda enfrentándose al gobierno de turno y siendo marginado como lo fue todo el Partido Comunista en el Chile de 1948. Es así que el escritor (interpretado por Luis Gnecco) pasa a una suerte de clandestinidad no del todo clandestina y que tiene, además, una particularidad: un detective lo persigue con la intención de encarcelarlo y desacreditarlo. Pero nunca consigue dar con el escritor más allá de que el hombre se pasee casi delante de sus narices.

El juego que plantea Larraín se va revelando de a poco. Lo que primero intriga y sorprende es cómo se lo muestra a Neruda: demasiado enamorado de sus beneficios burgueses hasta entrar en contradicción con sus principios políticos, afectado y un poco falso, talentoso pero excesivamente vanidoso. A su vez se observa el fuerte peso que tiene su mujer, Delia (encarnada muy bien por Mercedes Morán) en su vida y hasta en su obra. El hombre puede dictar un célebre poema mientras manosea a una prostituta, ir de fiestas y tener enfrentamientos políticos con militantes allí mismo, todo en una suerte de fuga circular a través de la cual se va volviendo más mito y menos «persona real», pese a los intentos del detective de probar lo contrario.

neruda-2La figura de Oscar, el detective que encarna Gael García Bernal es la que lleva a NERUDA al terreno del noir (elección más que acorde con la época en la que transcurre la peícula), pero con una vuelta de tuerca. Es él el que narra los sucesos de la historia –y cuenta un poco lo que la película no muestra de la vida del escritor–, pero lo hace de una manera que parece omnisciente aunque no debería serlo. Ese juego de gato y ratón se va a extender durante toda la historia, con Oscar y Neruda tratando de ver quién es más sagaz que el otro en esta suerte de persecución. Es casi una competencia en la que se embarca Oscar, una que incluye el propio protagonismo de la película. Pero de a poco el relato nos va dejando entrever que quizás hay algo que pertenece al orden de la ficción en esa historia, en esa trama. ¿Cuánto hay de cierto en lo que estamos viendo y cuánto es una reflexión sobre el arte de la ficción, de la escritura, de la creación de personajes?


En la primera etapa del filme la voz en off del detective se vuelve un tanto reiterativa, sus intentos por reflexionar y analizar todo lo que vemos resultan un tanto subrayados, pero de a poco el concepto va girando hacia transformarse en otra cosa, el truco a revelarse sutilmente. En la segunda mitad del filme, Neruda debe escaparse de una manera más real (dejando a su esposa y la ciudad) y la persecución se parece más a la de un western, pero uno que tal vez solo existe en la imaginación de los personajes. Las pistas están ahí, para quien quiera tomarlas y leerlas en esa clave en una película que se piensa a sí misma en voz alta mientras se va narrando.

neruda3En ese combo de distintos modos, tonos e influencias aparece el Neruda que se lee y se cita en las calles como un prócer, pero uno que no necesariamente coincide con el que vemos en la pantalla. Esa dicotomía, de todos modos, no es problemática ni simplista. Aquí no se intenta desnudar ni derribar al mito sino, por un lado, humanizarlo y, por otro, entender su obra a partir del proceso propio de la escritura cinematográfica y no sólo desde la lectura en voz alta de sus textos. Es como si NERUDA –la película– se construyera a sí misma como un texto del propio escritor.