Estrenos: «La valija de Benavidez», «Vapor», «Pueblo verde»

Estrenos: «La valija de Benavidez», «Vapor», «Pueblo verde»

por - cine, Críticas
26 Ene, 2017 11:47 | Sin comentarios

Tres estrenos argentinos, muy distintos entre sí, renuevan la cartelera nacional: la comedia negra de terror de Laura Casabé con Guillermo Pfening, Jorge Marrale y Norma Aleandro; el drama romántico de Mariano Goldgrob, con Julia Martínez Rubio y Julian Calviño y el documental ecológico dirigido por Sebastián Jaurs.

LA VALIJA DE BENAVIDEZ, de Laura Casabé

Basada en un cuento de Samanta Schweblin, la segunda película de Laura Casabé se centra en un perturbado escultor, Pablo Benavidez (Guillermo Pfening) que se verá involucrado, a instancias de su psicólogo (Jorge Marrale), a participar en una suerte de residencia de artistas en la que, por las buenas o por las malas, se verá obligado a enfrentar sus propios traumas y demonios. Se trata de un extraño lugar en el que terminará participando en una serie de extraños experimentos que comanda una peculiar crítica de arte (Norma Aleandro).

En clave de comedia negra de terror, Benavidez deberá enfrentarse allí a distintos traumas, entre los que se cuentan la rivalidad artística que mantiene con su mujer (Paula Brasca) y su fallecido padre, además de su propia relación con la comunidad de artistas plásticos y con su propia capacidad creadora. Con la valija con la que se fue de su casa a cuestas, Benavidez debe encontrar la salida a ese laberinto literal en el que se ha convertido su vida.


El guión ofrece unas cuántas sorpresas y el clima se va enrareciendo cada vez más en un filme que, si bien por momentos exacerba sin tan buenos resultados su lado satírico (como la crítica al snobismo de los artistas), logra de todos modos mantener al espectador intrigado en la resolución de su trama gracias a una puesta en escena casi expresionista que, como en los mejores exponentes de esa escuela, convierte a los escenarios en virtuales metáforas de los estados mentales de sus protagonistas.

 

VAPOR, de Mariano Goldgrob

En su primera película de ficción, Goldgrob sigue una línea trazada por películas como la trilogía ANTES DEL AMANECER/ ATARDECER/ ANOCHECER o recientes títulos como BLUE JAY o LA RECONQUISTA para narrar lo que sucede en el reencuentro de dos personas que fueron pareja y que pasan una larga noche juntos caminando por Buenos Aires. Una mujer y un hombre (Julia Martínez Rubio y Julián Calviño) se vuelven a ver en un velorio después de muchos años. Ella, visiblemente afectada y un tanto mareada, decide salir del lugar y él la acompaña. Pronto comenzarán a conversar acerca de sus vidas recientes y de su pasado como pareja, además de contarse historias, anécdotas y hasta proyectos de películas. En una Buenos Aires brumosa y nocturna, irán de bar en bar, se detendrán en un karaoke –en donde ella hará una un tanto bizarra pero muy efectiva versión del clásico country «Jolene»–, irán a una fiesta en un piso bastante elegante, se separarán por momentos pero seguirán su marcha juntos hasta que la noche se convierta en día.

Goldgrob elige, también a la manera de Linklater, no plantearse como objetivos grandes declaraciones emocionales o lecciones de vida. La película –salvo alguna excepción– es más que nada anecdótica en cuanto a lo que se habla y es a partir de las miradas entre ambos, la cercanía física y el evidente afecto que se profesan donde los sentimientos ocultos entre ambos van cobrando mayor relevancia. El está ahora casado y tiene hijos. Ella dice estar sola aunque no del todo y habla bastante de una ex pareja (un arquitecto) con quien estuvo bastante tiempo. Pero una pregunta de ella se convierte en una que podría hacerse la gente al verlos tan conectados entre sí. «¿Por qué fue que nos separamos?». Ni él, ni la película tienen respuestas rotundas a esa pregunta. Mejor así. Es el tiempo, en estos casos, el que suele tener las cartas ganadoras.

Sólidas actuaciones de la pareja protagónica (casi no hay otros roles de peso, más allá de algunos cameos) y un estilo naturalista de puesta en escena que los lleva a recorrer barrios, en la mayoría de los casos, no demasiado pintorescos de Buenos Aires, transforman a VAPOR en una película honesta, sencilla y romántica. La historia de un reencuentro en una ciudad silenciosa y semivacía que deja de ser un espacio público para convertirse en uno privado, a disposición de ellos dos.

(Gaumont)

 

PUEBLO VERDE, de Sebastián Jaurs

Este documental busca concientizar acerca de lo que consumimos a partir de un recorrido por el país en el que, mediante entrevistas a muchísimas personas, se va pintando un panorama centrado en la producción de soja transgénica (y otros alimentos) y los problemas que ha causado en muchas comunidades, pasando por análisis macro y micro económicos que van desde un análisis de las nuevas formas del capitalismo hasta específicos juicios locales por fumigaciones en pequeños pueblos.

La película acumula una excesiva (y un tanto confusa) cantidad de entrevistas a personas de todo tipo y extracción, desde médicos, agrónomos y cientificos hasta vecinos, pequeños productores y comunidades campesinas, entre otros. Las locaciones cambian, lo mismo que los detalles específicos de cada relato, pero el mensaje es el mismo, siempre claro y contundente: la necesidad de proteger el medio ambiente, cuidar la alimentación (y, con eso, la salud) y respetar el ecosistema natural.

(Gaumont)